Tengo que contarte algo: "Historia en el crepúsculo", de Stefan Zweig

"¿Habrá traído el viento la lluvia sobre la ciudad para que nuestra habitación se obscureciera tan de pronto? No. El aire está tranquilo y transparente, como raramente ocurre en estos días estivales; pero se ha hecho tarde y no lo hemos notado. Sólo las ventanas de las buhardillas frente a nosotros nos sonríen con un leve resplandor, y el cielo, encima de la cúspide, está ya velado de una dura sombra"....

Así comienza Historia en el crepúsculo una novelita de 42 páginas que Stefan Zweig escribió y que se recoge en un volumen de Ediciones Ulises que lleva el título de Sendas equívocas y que contiene otras dos pequeñas obras: Subversión de los sentidos y Ocaso de un corazón. Las tres son mucho menos conocidas que otras historias suyas, como El jugador de ajedrez, Carta de una desconocida o Amok. Pero, en modo alguno, son inferiores en calidad. 

En Historia en el crepúsculo todo comienza porque "tú quieres que yo te cuente algo". Y yo "quiero contarte una historia propia de esta hora, que sólo ama el silencio, y yo quisiera que tuviese un poco de aquella luz cálida, tierna y fluida del crepúsculo, que ondea como un velo delante de nuestras ventanas". 

El crepúsculo es esa hora indecisa en la que todo está por ocurrir y en la que ya las cosas no tienen remedio. Es el momento en que percibimos con más detalle nuestra soledad. Un crepúsculo sin noticias es un tiempo tasado, un tiempo perdido para el encuentro. Es un anticipo claro de la noche, que vendrá sin tener las risas y los abrazos de las noches plenas. Los crepúsculos de Zweig se tejen a través de historias, dichas frente a frente, a modo de conjuro de los demonios interiores que, sin avisar, vienen a hacer de las suyas. 

La historia que se cuenta en ese tiempo puede ser realidad, puede ser falsa, soñada o evocada. Quizá es algo que ocurrió en el pasado y que ahora ha renacido en nuestro interior con una fuerza desconocida. Quizá es un adelanto del futuro: te narro lo que quiero que ocurra y lo hago por eso, para que la fuerza de mis palabras conjure este deseo. 

La historia que se cuenta ocurrió, no obstante, en sueño o en vigilia, en las tierras de Escocia "donde las noches estivales son tan luminosas, que el cielo tiene un resplandor de ópalo, y los campos no se tornan jamás tenebrosos, y todo parece iluminado por dentro". El protagonista es un muchacho, no un hombre ni un niño, sino alguien que está, como el crepúsculo, en la edad indecisa en la que todo está prohibido y todo casi oculto. El escenario es un castillo. 

El muchacho no puede dormir, hace calor y sale de su habitación. Se pone a pasear por los jardines y entonces "un cuerpo tierno, cálido, se estrecha contra el suyo; una mano rápida y temblorosa le acaricia los cabellos y le dobla la cabeza hacia atrás; vacilando, siente en su boca el fruto extraño, abierto, de los labios temblorosos que besan los suyos." ¿Quién es esa misteriosa desconocida, esa fantasmal figura vestida de blanco, que ha surgido de la nada? En un momento dado "el abrazo se desata". La figura huye. 

Desde ese momento, a cada paso del día siguiente, en cada mujer, el muchacho buscará el susurro de los besos recibidos. Estará atento a percibir el olor del cuerpo que lo ha abrazado. Indagará las voces. Mirará el hueco de las manos. Pero todo será inútil. La nada se aposenta de su búsqueda. No hay nada. 

Pero llega la noche y el milagro vuelve. El muchacho recorrerá el jardín, la sombra blanca aparecerá y entonces él cometerá el error de rechazar el abrazo y de preguntar. Las preguntas salen de su boca a borbotones, quién eres, de dónde vienes, cómo te llamas, por qué haces esto. Pero sigue sin haber respuestas porque "aquella tierna, húmeda boca, sólo tiene besos y no palabras". 

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos. 

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • El contagio por los adversarios
    Escrito por
    El contagio por los adversarios Hace tiempo, yo llamaba “ser vencido por los adversarios” a un fenómeno curioso que no consiste exactamente en que una persona sea vencida literalmente por sus adversarios, sino a que su personalidad quede vencida, y en…
  • Cada vez mejor, cada vez peor
    Escrito por
    Cada vez mejor, cada vez peor Hace un siglo, día más o menos, que Paul Valéry dirigió lo que él llamaba “miradas sobre el mundo actual”. Señalo la figura del intelectual que echa una mirada sobre eso que está ahí afuera…
  • ¡Querida, construí una medusa!
    ¡Querida, construí una medusa! Había una vez un bioingeniero llamado Kevin Kit Parker que quería construir un corazón. No por ambición superflua, sino porque deseaba poder reparar corazones dañados, o sustituirlos por otros diseñados a la medida.…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El universo secreto de Remedios Varo
    Escrito por
    El universo secreto de Remedios Varo Cuando descubrí los cuadros de Remedios Varo mi primera pregunta fue ¿dónde adquirió todos sus conocimientos de magia? ¿Cómo sabía tanto de alquimia? Yo desconocía todo de su vida. Me iba enterando atropelladamente, según leía…

Cartelera

Cine clásico

  • La edad de oro de Amblin
    Escrito por
    La edad de oro de Amblin Hasta hace relativamente poco, los años ochenta eran mirados por encima del hombro e incluso despreciados por los cinéfilos de pro y la crítica sesuda. Sin embargo, los que tuvieron la suerte de ser niños…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC