Emma: Perfecta geografía

Este es el último artículo de la serie El Año de Emma, que inicié a principios de 2015. En diciembre de este año se publicó el libro, en tres tomos, como era habitual. Desde entonces, doscientos años, muchos lectores han tenido en sus manos la oportunidad de adentrarse en el universo Austen a través de la historia de Emma Woodhouse.

Emma es una muchacha joven, bonita, rica e inteligente. Es la mujer perfecta. Como la vida va siempre buscando dificultades a quien no las tiene, Emma es huérfana de madre desde muy niña, pero este cometido lo ha suplido, casi a la perfección, la señorita Taylor, que ha ejercido la labor de institutriz de Emma y de su hermana Isabella. Esta tiene unos años más que Emma y cuando la novela comienza ya está casada, precisamente con el hermano del señor Knightley, el hombre que enamorará a Emma.

El libro transcurre, pues, entre bodas, entre la de Isabella, ya pasada, y la de Emma, por venir. En medio suceden otras cuantas, porque las bodas eran los hitos, el modo en que Jane Austen contaba el tiempo. Nada mejor que una boda para asentar un momento de la vida de cualquiera, nada mejor que una boda para desgranar alrededor todo un enjambre de sentimientos y de posibilidades.

El problema de Emma, el libro, está en que no parece fácil que las bodas cuajen si la intervención de Emma, la muchacha, se cristaliza. No consigue que Harriet Smith se case con Elton, ni consigue que se case con Churchill. Ni logra que olvide al señor Martin. Su único triunfo es inicial: haber pensado que la señorita Taylor y el viudo señor Weston hacen buena pareja. De este pensamiento y del matrimonio de ambos extrae Emma la noción de que ella es una persona intuitiva y certera en lo que al emparejamiento se refiere. Vano deseo, vana idea.

Los acontecimientos se suceden como en una novela de intriga. Hay un misterio en torno a la señorita Jane Fairfax, tan perfecta (otra vez la palabra) que resulta irritante. Sobre todo para Emma, que quiere ser la protagonista absoluta de cuanto sucede en su casa, en su parroquia y en su pueblo.

La perfecta geografía que traza Austen en torno a un espacio reducido, con dos o tres familias importantes, un pequeño enclave rural y tierras que permiten recorrerlas a pie buscando fresas, es el escenario idóneo para que fluyan los sentimientos y se alboroten los corazones. El misterio de Jane está en íntima relación (quién lo hubiera dicho) con la actitud del joven Frank Churchill, el hijo del señor Weston, que va y viene, a modo itinerante, haciéndose querer y dejando un poso de frivolidad entusiasta que no pasa desapercibido para el hombre inteligente y cauto que es el señor Knightley.

Alrededor de Frank se teje una romántica intención de convertirse en un hijo adorable, después de tanto tiempo, pero nada coincide con su verdadera actitud y, al fin, la ocultación y el engaño serán su santo y seña, mucho más que su hombría, su afabilidad o su belleza.

Es un misterio también cómo el señor Elton aspira primero a Emma y luego se marcha a Bath a buscar acomodo y matrimonio entre las miles de chicas casaderas que hay en el balneario. Un misterio cómo consigue la mano de Augusta, habida cuenta de las pretensiones de ella en el ámbito social y de que tiene, al menos, una renta de cinco mil libras al año. Augusta Elton será la antítesis de Emma, la mujer que pretende ser lo que no es, la que pretende gustar y la que quiere disputarle el cetro de reina de los juegos de cartas en las noches de invierno. Pero no será una cuestión fácil y he aquí que la batalla se libra en desigual terreno.

Resulta complicado entender cómo una chica tan anodina, insulsa y falta de ingenio como Harriet Smith, hija natural de quién sabe quién, anclada por su padre en un pensionado de segunda fila, se convierte en el centro de la trama, simplemente porque debe casarse y, a ser posible, y a juicio de Emma, con un caballero que permita que sigan siendo amigas. Robert Martin, el granjero, su primer pretendiente, queda descartado precisamente por eso, porque es un honrado granjero que trabaja la tierra con sus manos. Y luego ya, perdido el norte completamente, la búsqueda de un tipo adecuado, que se case con Harriet y la convierta en señora de la casa, llega a ser una empresa casi imposible. Hasta que se topa con el señor K. y se levantan las iras de Emma. Porque él es su señor K. para siempre.

Si Emma hubiera sido consciente desde el principio que su corazón latía por él y él no se callara tantas cosas durante tanto tiempo, no entiendo por qué, la trama del libro se hubiera terminado a las dos páginas. Por eso Austen, inteligentemente, nos lleva por caminos enrevesados, nos lanza el engaño, nos pierde en recovecos, para que, en una perfecta geografía de la simulación, conozcamos situaciones, personas y momentos, que convierten la historia en una odisea de la relación social, en un laberinto de sentimientos y emociones que, sin duda, están llenas de lo que llamamos “vida” en realidad.

Emma es una novela perfecta. La novela perfecta de una escritora sublime. Su estructura, su estilo, su lenguaje, su inicio, su planteamiento y su final. Una perfecta estructura que encaja sin que existan fisuras en su conjunto. Personajes que tiene haz y envés. Historias que discurren con naturalidad, pero no exentas de la complejidad propia de los seres humanos. Es una novela perfecta con una heroína llena de imperfecciones. Pero es así como la vida, de nuevo esta palabra, se nos aparece a cada paso.

Jane Austen escribió en Emma la historia de lo mejor y lo peor del sentimiento humano. Y así, su perfección radica en que nos muestra tal y como somos. Te quiero, tal y como eres, dirá casi dos siglos después Mark Darcy a Bridget Jones al pie de la escalera. Y es así como lo narra Austen. Tal y como somos.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Cómo no ser un cenizo
    Escrito por
    Cómo no ser un cenizo En La búsqueda de la felicidad comparé tres textos escritos por Casanova, Lichtenberg y Darwin acerca de la búsqueda de la felicidad. Reconozco que siento una gran afición por los pensadores que se muestran optimistas…
  • Toulouse-Lautrec y la bailarina
    Escrito por
    Toulouse-Lautrec y la bailarina Toulouse-Lautrec, aunque evoque, con cierta puntualidad, unos ambientes lejanos en el tiempo, parece, como dice el entusiasmo del espectador capaz de entusiasmarse, «recién pintado». No es casual esta reacción. Tal vez porque, precisamente, en ese…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Otros mundos...
    Otros mundos... Hace una década, los periódicos del mundo reportaron el descubrimiento de un planeta parecido a Júpiter, girando alrededor de una distante estrella llamada 55 Cancri, en la constelación del cangrejo. A primera vista el hecho…

Cartelera

Cine clásico

  • Fundido en nieve
    Escrito por
    Fundido en nieve Tan difícil como tener los ojos color violeta… Dicen las crónicas rosas, que son las que se ocupan con profusión de airear el detalle del color de los ojos de la jet, de los astros…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Pequeño gran Mendelssohn
    Escrito por
    Pequeño gran Mendelssohn Siempre hay que volver a elogiar en Mendelssohn la conseguida conciliación entre una sensibilidad romántica y una mentalidad clásica, el sentimiento controlado por la inteligencia o, si se prefiere, una inteligencia sentimental hecha sentimentalidad inteligente.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El murciélago de Yerbabuena
    Escrito por
    El murciélago de Yerbabuena In memoriam: Bernardo Villa Ramírez (1911-2006) Era un día típico de finales de verano en la Tierra Caliente de Guerrero. Desde muy temprano el calor se había dejado sentir inclemente, aunque algunos nubarrones anunciaban la…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC