Seudociencias, mala ciencia, polémicas

Seudociencias, mala ciencia, polémicas Imagen superior: Nickolas Muray, 1940, George Eastman House Collection, CC

La ciencia explora la naturaleza para tratar de ampliar el reducido círculo de lo que comprendemos, que siempre será menor que lo que ignoramos. Poco a poco, los investigadores científicos van empujando la frontera de nuestro conocimiento, proponiendo hipótesis y sometiéndolas a prueba mediante observaciones y experimentos.

Fuera de esta frontera se encuentran imitaciones tramposas de la ciencia a las que llamamos seudociencias: falsas ciencias. De la astrología a los remedios milagrosos, se trata de propuestas basadas en el pensamiento mágico, pero que se disfrazan como científicas. A veces manejan un discurso que suena "científico", pero sus explicaciones carecen de todo sentido.

Hay también ocasiones en que científicos legítimos intencionalmente deciden, quizá por la presión para publicar, hacer trampa y falsificar datos para, presentándolos como válidos, aprovecharse de la buena fe de sus colegas. Normalmente, estos casos de fraude científico, que también caen fuera de la ciencia legítima, se descubren tarde o temprano. Y al culpable se le castiga con rigor, expulsándolo de la comunidad científica.

La distinción entre ciencia, por un lado, y seudociencias y fraudes, por otro, casi siempre es bien clara. Pero hay otros casos que muestran que la frontera del conocimiento científico no es tan clara como parece, sino muy borrosa, sobre todo cuando se la examina de cerca.

Un ejemplo ocurre cuando un científico bien intencionado realiza un trabajo de mala calidad —por incompetencia, descuido, ignorancia, sesgos— y produce datos que aparentemente son confiables, pero que al ser examinados con detenimiento por sus colegas resultan ser, simplemente, mala ciencia: ciencia de mala calidad. Recordemos algunos grandes debates científicos, como el aparente logro de la fusión nuclear en frío en 1989 o el supuesto descubrimiento de bacterias que usaban arsénico en vez de fósforo, anunciado con bombo y platillo por la NASA en 2010. Ambos resultaron ser fiascos, consecuencia de un trabajo mal hecho.

Finalmente, es parte del proceso normal de la ciencia que existan polémicas científicas, en las que los expertos debaten acaloradamente dos posturas opuestas, sin que se sepa realmente quién tiene la razón. Dos ejemplos son la discusión reciente sobre el calentamiento global, que sólo hasta hace pocos años quedó cerrada, cuando se aceptó por consenso que se trata de un fenómeno real, o el debate actual sobre la conveniencia o no de cultivar vegetales transgénicos.

¿Caen los casos de mala ciencia o de polémicas dentro o fuera de la frontera del conocimiento científico válido? En todo caso, se hallan justo en la línea que la define, y con el tiempo pueden llegar a quedar dentro, o bien ser excluidas. La ciencia, como toda empresa humana, es cuestión de matices, y cambia en el tiempo.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Apostilla a Patricio Pron
    Escrito por
    Apostilla a Patricio Pron En el número 801 de Cuadernos Hispanoamericanos publica Patricio Pron “Trayéndolo todo de regreso a casa”, un texto inteligente y certero que merece una apostilla. Su tema es claro: la pertenencia/impertinencia a la literatura argentina…
  • Ivan Ilich se muere
    Ivan Ilich se muere Hace algunos años, cuando daba clase de redacción en un posgrado de biomedicina, para señalar la necesidad de que un profesionista tuviera una cultura amplia, más allá de sus necesidades e intereses técnicos,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La esperanza de Supermán
    La esperanza de Supermán Se ha dicho que, si el siglo XX fue el de la genética, el XXI será el siglo de las neurociencias. Las técnicas que nos permiten estudiar cada vez con más detalle el cerebro –considerado…
  • Sevilla, onírica y eterna
    Escrito por
    Sevilla, onírica y eterna Cuando uno nace siendo hijo de Cristóbal Colón hay que decir que tiene medio camino hecho. Si tu casa es un trasiego de marinos, cosmógrafos y navegantes, hablando todo el día de derroteros y cartularios,…

Cartelera

  • Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016)
    Escrito por
    Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016) Nacho Vigalondo es un director muy conocido en ciertos círculos, y goza de una considerable popularidad más allá de nuestras fronteras por sus películas ‒en especial, por Los cronocrímenes (2007)‒. Además, es toda una estrella…
  • Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017)
    Escrito por
    Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017) Salvo en casos excepcionales (Kubo, Del revés), el cine estadounidense de animación no corre riesgos. Ante el mínimo éxito, la maquinaria de explotación se lanza a la fabricación de secuelas, spin-offs, derivaciones (¿cuántas parodias de…

Cine clásico

  • Ve a Rodeo Drive, muñeca
    Escrito por
    Ve a Rodeo Drive, muñeca Imagínatelo. Camina por esa calle, plagada de tiendas de marca, de establecimientos llenos de objetos hermosos, de escaparates que te hacen un guiño y te dicen “cómprame”… Entra en esas tiendas y paséate por la…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Marinuzzi, compositor
    Escrito por
    Marinuzzi, compositor El enorme cartel de Arturo Toscanini dejó en un segundo plano a una ilustre compañía de directores italianos, atentos, a la vez, a la herencia de su país como a las propuestas contemporáneas de otras…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La planta transparente
    La planta transparente A veces los científicos, pero también los escritores de ciencia ficción, se hacen preguntas extrañas. Por ejemplo, "¿podría evolucionar una planta transparente?" Para el escritor, tal pregunta muy bien puede dar pie a un relato…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC