Rojo y negro

Rojo y negro Imagen superior: Danielle Darrieux y Gérard Philipe en "El rojo y el negro" (1954), de Claude Autant-Lara.

En 1830 Stendhal publicó El rojo y el negro, novela que relata la breve y trágica vida de un joven provinciano de origen humilde, Julien Sorel. A pesar de tener inteligencia y facilidad para aprender, su carácter ambicioso le nubla el entendimiento, y por asuntos de amor pierde la cabeza (literalmente).

El título de la novela representa la indecisión del protagonista entre vestir el uniforme militar o la sotana, aparentemente las únicas maneras (exceptuando un suertudo matrimonio) por las que un joven de bajo linaje habría podido ascender en la escala social. La obra maestra de Stendhal ha sido adaptada al cine y la televisión en varias ocasiones, la más recordada con Danielle Darrieux y Gérard Philipe, de 1954. Lo militar y lo eclesiástico, el binomio rojo-negro, se plasma también en Escarlata y negro (1983), película sobre las hazañas humanitarias de un sacerdote irlandés durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta asociación de lo rojo con la guerra (la sangre, con sus glóbulos rojos o eritrocitos) y lo negro con la religión católica (las sotanas y otras cuestiones oscuras) es muy propia de la cultura occidental (en otras latitudes el rojo es de buena suerte), y además varía según el aire de los tiempos; por ejemplo, la combinación está presente con otro significado en dos banderas antagónicas: la bandera rojinegra de los movimientos de huelga (negro anarquismo y rojo obrerismo) y la bandera de la Falange española (rojo sangre y negro pólvora). Los que vivimos un buen trecho con la URSS y la China maoísta en los mapas seguimos reconociendo en el rojo el color del comunismo, que entintaba banderas, ejércitos y libros, y del que se acuñó el despectivo “rojillo” para denotar a los “comunistoides pagados desde Moscú” que, junto con los corales y su hermoso tono rojo, están en extinción.

Útil también para diseñar banderines futboleros, la combinación rojo-negro es muy llamativa, no solo metafóricamente. En la naturaleza, las elegantes catarinas saben su cuento: usan la combinación rojo- negro para advertir sobre el peligro de comérselas, porque son tóxicas. La viuda negra atrae al macho con un pequeño moño rojo pintado en su vientre, tal vez lo último que el enamorado verá antes de ser devorado. Las flores polinizadas por moscas tienen olor y color de carne podrida: una combinación de rojo carne con negro putrefacción que las invita a depositar sus huevos de pasada.

Rojo: pasión, fuego, vitalidad... Un color “cálido” que alegra a las jóvenes que reciben 12 rosas encarnadas; un color que excita al toro, aunque ahora se sabe que los pobres animales no lo distinguen: sólo le dan el avión a su verdugo, que debería usar la capucha negra correspondiente. El negro, en cambio, sugiere la muerte, y por ello su uso en circunstancias luctuosas. Hay humor negro y hubo peste negra; mercado negro de loros y La oveja negra de Monterroso. Está El sueño de la cámara roja de Cao Xuequin, uno de los clásicos de la literatura china del XVIII, y El libro negro de Papini.

Para llevar cuentas se usaba tinta roja para los deberes y negra para los haberes. Justamente el rojo simboliza artificialmente el peligro: señales, luces y banderines que llaman nuestra atención, como el lazo en la lucha contra el sida; la eritromicina, antibiótico que es un peligro para los cocos Gram positivos; y qué decir del negro: la noche, la oscuridad, el peligro que acecha...

De todo esto es fácil llegar a la conclusión de que estas sensaciones son subjetivas, aunque Goethe y sus seguidores han mostrado en sus trabajos que la mayoría de la gente las experimenta incluso inconscientemente. ¿Pero entonces qué son el rojo y el negro?

Las rodofitas son las algas marinas más abundantes en lugares muy profundos. Sus pigmentos les permiten captar la luz del Sol que alcanza a penetrar a esas profundidades al borde de oscurecerse. Absorben la luz azul y reflejan la roja, por eso las vemos de este color, aunque pocos ojos pueden admirar el hermoso contraste entre su rojo y el negro que las circunda.

Para la física, el rojo es un concepto muy sencillo: es una zona del espectro elecromagnético, entre 6 300 y 7 000 A (10-10 m), que los humanos podemos ver. Y es el color de la nebulosa roja cuadrada MWC 922 en sus fotografías de gala con fondo negro.

El color negro es aún más simple: es la ausencia de luz.

Copyright © Ana María Sánchez. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Ana María Sánchez Mora

Ana María Sánchez Mora tiene la maestría en Física y la maestría en Literatura Comparada, ambas de la UNAM. Desde 1981 se dedica a la comunicación de la ciencia, en especial la escrita.

Ha publicado cuento, ensayo, novela, teatro, así como artículos y libros de comunicación científica. Entre sus obras, destacan Relatos de ciencia, Claudia, un encuentro con la energía, La divulgación de la ciencia como literatura, La ciencia y el sexo y la novela La otra cara, finalista del Premio Joaquín Mortiz para Primera Novela 1996. Ha participado en la formación de divulgadores e impulsado la profesionalización de la labor. Ha impartido numerosos cursos sobre redacción científica. Trabaja en la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, donde es encargada del área de comunicación de la ciencia en el Posgrado en Filosofía de la Ciencia, de la que es tutora y profesora. Recibió el Premio Nacional de Divulgación “Alejandra Jaidar” 2003.

Imagen y texto biográfico © Universidad Nacional Autónoma de México.

logonegrolibros

  • El fenómeno fan en economía
    Escrito por
    El fenómeno fan en economía Después de hablar de hablar de los problemas del juicio automático en ¿Somos cebras o termostatos? y del automatismo político en Animales políticos, en esta ocasión seré un poco más breve, porque mucho de lo que…
  • Apostilla a Daniel Innerarity
    Escrito por
    Apostilla a Daniel Innerarity Daniel Innerarity ha publicado en El País un artículo titulado Populismos buenos y malos que, por su precisión y eficacia, merece una apostilla. Ante todo porque la palabra populismo padece generosos abusos que la conducen…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La rueda de Santa Catalina
    Escrito por
    La rueda de Santa Catalina Decía la tradición que el séptimo hijo varón nacido de un matrimonio que sólo hubiese engendrado varones era un saludador. Saludador de dar salud a través de su aliento y de su saliva. Los saludadores…

Cartelera

Cine clásico

  • Recordando a Jack Palance
    Escrito por
    Recordando a Jack Palance El 10 de noviembre de 2006, uno de los pocos Hombres con mayúsculas nos dejaba a merced de un mundo plagado de metrosexuales. Tenía unos estupendos 87 años, pero a todos nos llega la hora.…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Isolda y Tristán en busca de la diosa
    Escrito por
    Isolda y Tristán en busca de la diosa En Munich y en 1865 estrenó Wagner Tristán e Isolda. Aún no había concluido su tetralogía, ni su comedia, ni su festival sagrado. La obra tiene un valor fronterizo por ser la primera –y con…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC