No hay cultura sin ciencia

El quehacer científico forma parte de lo que entendemos por cultura. Sin embargo, todavía son muchos los que se preguntan sobre la relación que existe entre ambos conceptos. La respuesta puede ser muy sencilla o muy compleja, pero si algo está claro es que en nuestra sociedad del conocimiento no hay cultura sin ciencia.

No obstante, si suele considerarse como incultos a los que muestran carencias en conocimientos de corte humanístico, no se les otorga el mismo estatus a aquellos otros que muestran deficiencias en sus conocimientos sobre ciencia o tecnología, por muy básicos que éstos sean, lo cual reafirma una falsa dicotomía que pone por un lado a la Ciencia y por otro a lo que se ha venido considerando Cultura: Ciencia como actividad racional, objetiva, fría y aburrida, reservada a un pequeño grupo de especialistas, en tanto que lo que entendemos por Cultura sería subjetivo, irracional o emotivo.

Pero no es menos cierto que los que podríamos calificarnos analfabetos científicos hemos recibido una enseñanza de la ciencia oculta tras un gran aparato matemático, volcada en la utilización de fórmulas, con planteamientos casi exclusivamente cuantitativos y altamente tecnificada. Por ello, para que las ciencias formen parte integral de la cultura deben llegarnos, tanto por parte de los científicos, como de los agentes educativos y culturales, en un lenguaje que comunique el valor, la utilidad y la importancia de sus conocimientos y desarrollos.

El aumento de los conocimientos científicos en diversos campos está permitiendo a las ciencias dar respuestas a preguntas a las que tradicionalmente respondían literatos, teólogos y filósofos: quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Están también respondiendo a los clásicos temas románticos de los sentimientos y la razón, el cuerpo y el alma, la vida y la muerte.

El éxito de obras de divulgación científica muestra que hay un público que demanda nuevas explicaciones de la naturaleza, del universo y de la especie humana que estén soportadas por avales científicos, que sean objetivas y estén probadas.

Así, el abismo o cisma entre las ciencias y las letras no se ha salvado mediante una síntesis entre ambas. Más bien, algunos científicos están empezando a trasladar sus conocimientos a los temas tradicionales de las humanidades, como es el caso del movimiento conocido como la Tercera Cultura, fundado por John Brockman y compuesto por científicos y pensadores que a través de sus escritos están reemplazando a los intelectuales tradicionales en dar explicaciones para las grandes preguntas filosóficas sobre el origen del universo, sobre la naturaleza humana o sobre el origen de la vida.

Copyright del artículo © Alfredo Llopico Muñoz. Reservados todos los derechos.

Imágenes: NASA

Alfredo Llopico Muñoz

Gestor Cultural de la Fundación Caja Castellón desde 2002.  

Licenciado en Geografía e Historia, Alfredo Llopico realizó los cursos de doctorado en Historia del Arte en la Universidad de Valencia y el Máster de Gestión de Recursos Culturales de la misma universidad. Se inició en el ámbito de la gestión cultural por medio de la organización y coordinación de actividades del área de cultura del Ayuntamiento de Onda, entre 1995 y 2002.

Desde 2003 hasta 2005, fue director de la Galería L'Algepsar de Castellón y participó en proyectos de sensibilización intercultural como Ecuapop, los de aquí, los de allí.

Asimismo, es colaborador de El Mundo y del suplemento cultural de El Periódico Mediterráneo.

 

Sitio Web: agitaciondesdelaperiferia.blogspot.com.es/

Social Profiles

LinkedIn

logonegrolibros

  • La cicatriz de Ulises y el flashback homérico
    Escrito por
    La cicatriz de Ulises y el flashback homérico En su ya clásico Mímesis, la representación de la realidad en la cultura occidental, Erich Auerbach hace una interesante comparación entre la forma narrativa empleada por Homero y la de los autores bíblicos. Son dos maneras muy diferentes,…
  • De biógrafos y biografías
    Escrito por
    De biógrafos y biografías La editorial Espasa Calpe encargó a Joaquín del Valle-Inclán y a Manuel Alberca la redacción de una biografía de Ramón del Valle-Inclán. El primero es nieto del escritor y el segundo, un estudioso de la…
  • El juego de la muerte
    El juego de la muerte En los años sesenta, el sociólogo Stanley Milgram ideó un experimento para responder a la pregunta que durante años se venían haciendo muchos: ¿cómo era posible que tantos millones de personas hubieran sido cómplices…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Contacto
    Contacto El 11 de julio de 1997 se estrenó Contacto, la película de ciencia ficción basada en la novela del mismo nombre escrita por el nunca suficientemente llorado Carl Sagan, y con guión de él mismo…

Cartelera

Cine clásico

  • Regentado
    Escrito por
    Regentado Nunca fui admirador de La Regenta de Clarín, nick de Leopoldo Alas. Será porque la leí cuando era muy joven. O porque me pareció –ahí va la primera boutade– una mala copia de Madame Bovary,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Explorando a Joseph Touchemoulin
    Escrito por
    Explorando a Joseph Touchemoulin Parece llegada la hora de redescubrir a Joseph Touchemoulin (1727-1801), un francés que hizo casi toda su carrera en tierras germánicas. Violinista eximio, formado nada menos que por Tartini en Padua, se desempeñó como maestro…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC