La mesa de juego de Mendeleiev

Un buen día de febrero del año 1869 el químico ruso Dimitri Ivanovich Mendeleiev se encontraba obsesionado, como lo había estado durante años, por vislumbrar un sistema general que explicara la relación y el comportamiento de los elementos.

El avance de Los principios de la química, libro que más tarde describiría como el recipiente de su persona, sus experiencias y sus más sinceras ideas científicas, había llegado a un límite estructural aparentemente insuperable.

Los grupos de elementos discutidos hasta el segundo capítulo del segundo volumen seguían una clara secuencia lógica, pero al llegar a los metales alcalinos el químico no podía ya determinar qué grupo debía ocupar el siguiente capítulo.

Con su habitual desprecio por los clásicos, no esperaba hallar respuesta en la filosofía.

Desde la frustrada ausencia de una rutina científica brotó entonces en la cabeza del autor la imagen de su juego favorito, el solitario. Tomó las cartas y sobre cada una escribió el símbolo y datos de un elemento.

Primeramente se dispuso a ordenarlas por peso atómico, pero al colocarlas en hileras correspondientes a sus propiedades, un patrón numérico aparecía entre sus pesos. Así, jugando lo que con gran orgullo llamaría el solitario químico, Mendeleiev comenzó a elaborar los fundamentos de la Tabla periódica de los elementos, publicados dos semanas después en ruso y gradualmente traducidos a todos los idiomas.

Copyright del artículo © Peter Lasch. Reservados todos los derechos. Publicado previamente en la revista Ciencias de la UNAM. Editado sin ánimo de lucro, con licencia CC.

Peter Lasch Thaler

Peter Lasch Thaler

The Cooper Union for the Advancement of Science and Art, Nueva York.

Lo último de Peter Lasch Thaler

logonegrolibros

  • El azar y la necesidad
    Escrito por
    El azar y la necesidad Uno de los asuntos que ha ocupado durante millones de horas a las mentes más inquietas de la humanidad es problema del azar y la necesidad. ¿Estamos determinados por nuestros genes, por las estrellas, por…
  • Broma en una lavandería china
    Escrito por
    Broma en una lavandería china Josef von Sternberg (1894–1969), director aparentemente austrohúngaro (criado en Nueva York y que hablaba mal el alemán), nació más o menos cuando el cine mismo. Su firma se confunde con la imagen de Marlene Dietrich…
  • La ciencia naturalizadora
    La ciencia naturalizadora Una de las acusaciones que con más frecuencia se le hace a la ciencia es la de ser excesivamente ambiciosa. Los científicos insisten, se dice, en querer explicarlo absolutamente todo, y al hacerlo…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El enigma de las mujeres barbudas
    Escrito por
    El enigma de las mujeres barbudas La posible mutación de mujeres en hombres a través de la aparición de barba es un hecho que se encontraba en tela de juicio durante todo el siglo XVI. La barba, como símbolo de virilidad…

Cartelera

Cine clásico

  • Kim Novak, la venus rubia
    Escrito por
    Kim Novak, la venus rubia «Hitchcock era dictatorial, pero en el fondo era un hombre dulce y encantador. Simplemente no sabía cómo relacionarse con los actores como personas. Te ponía en sus tramas, pero todo era como un juego de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Beverly Sills ante Pavarotti
    Escrito por
    Beverly Sills ante Pavarotti Beverly Sills, la gran soprano norteamericana fallecida en 2007, hizo de la Lucia donizettiana uno de sus caballos de batalla, dotando al personaje de ese difícil equilibrio entre canto y expresión. Magnífica sucesora de las…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El arte de la guerra animal
    Escrito por
    El arte de la guerra animal "Ya que nada puede parecer engañoso para aquel que gana." (Shakespeare, "Enrique IV") Toda actividad de guerra está basada en el engaño, escribió Sun Tzu en el año 481 antes de Cristo. Para poder comandar…