La ciencia como ficción

Ciencia y ficción parecen opuestas. Según la imagen popular, la investigación científica consiste en observar objetivamente la realidad para arrancarle sus secretos: las famosas “leyes de la naturaleza”. La ficción, en cambio, consiste en crear libremente realidades imaginarias.

Y sin embargo, existen paralelos profundos entre ambas actividades. Ninguna creación literaria, por ejemplo, puede ser totalmente libre. Para crear un relato existen de entrada restricciones ineludibles, como las del lenguaje mismo (gramática, sintaxis, significado de las palabras, por más que se pueda jugar a tratar de burlarlas) o las de la lógica. Un relato impenetrable o sin coherencia lógica simplemente no tendrá ningún sentido para el lector.

Por otra parte, ningún autor puede evitar ser influido por la cultura en que vive, y es inevitable que su creación refleje ciertos temas, creencias, valores y convenciones propias de tal cultura.

Las restricciones aumentan en el caso de la ciencia ficción, uno de los géneros literarios más estrechamente ligados a la ciencia. Para escribir un buen relato, tienen que respetarse los límites del conocimiento científico: el argumento tiene que plantearse y resolverse de manera que no viole lo que se sabe respecto al funcionamiento de la naturaleza. Por ello, escribir buena ciencia ficción es todo un reto.

¿Y la ciencia? Compárese lo anterior con lo que afirma el premio Nobel de física Richard Feynman (citado por Carlos López Beltrán en su recomendable libro La ciencia como cultura, Paidós, 2005), cuando explica lo difícil que es para los científicos concebir una nueva teoría o explicación:

“No podemos permitirnos imaginar cosas que estén en clara contradicción con las leyes de la naturaleza. Por lo tanto, imaginar es difícil. Uno tiene que pensar en algo que no se haya visto ni escuchado jamás, y al mismo tiempo los pensamientos están como ceñidos, limitados por las condiciones de nuestro conocimiento de la naturaleza. El problema de crear algo nuevo y consistente con lo anterior es de dificultad extrema.”

Y es que ambas, ciencia y ficción, son actividades esencialmente creativas. Tanto el científico como el escritor tienen, antes que nada, que imaginar; uno, el argumento de su relato; otro, una posible explicación de lo que observa.

En realidad, el científico, más que descubrir la realidad, se dedica a imaginarla: crea modelos y luego los somete a prueba para ver qué tan buenos resultan para explicar la naturaleza. En ese sentido, la ciencia es también una forma muy especial y rigurosa de ficción. Podríamos decir que la ciencia es literatura, sólo que literatura sometida a prueba.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Curiosidad
    Escrito por
    Curiosidad Aristóteles decía que el asombro era comienzo de cualquier investigación: “pues los hombres comienzan y comenzaron siempre a filosofar movidos por el asombro”. Autores como Phillip Ball en Curiosidad (Turner, 2013) nos previenen de la…
  • Lecturas invernales
    Escrito por
    Lecturas invernales El invierno recluye. Por eso, se vuelve propicio a las lecturas de largo aliento. Alba reedita la serie de novelas que Émile Zola escribió tomando como eje a una familia imaginaria en la Francia de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Científicos… ¿locos?
    Científicos… ¿locos? La imagen popular de los científicos, que vemos en novelas, películas, caricaturas ¡y hasta anuncios! —ya se ha comentado aquí— suele ser la de un personaje raro, despeinado y distraído. El típico científico loco. También…
  • La caza de brujas
    Escrito por
    La caza de brujas Decidme, ¿cuántas veces me habéis leído criticar el turismo de brujas? ¿Cuántas veces he pugnado por la desaparición de esa forma infame de ganar dinero? Muchas. Enfrentándome a mucha gente, mucha, que no entendía mi…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Entre divas y divos
    Escrito por
    Entre divas y divos En 1944, en el filme de Leo McCarey Siguiendo mi camino, Bing Crosby, en su papel de simpático (!) cura, acudía a una vieja amiga, estrella del Metropolitan Opera House, para pedirle ayuda para su…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC