La charca del diablo

La charca del diablo Merle Oberon como George Sand en "Canción inolvidable" ("A Song to Remember", 1945), de Charles Vidor.

Viví intrigada durante muchos años por una predilección que no comprendía: la de mi madre por La charca del diablo, novela breve de George Sand. La incomprensión se debía a varios factores, no el menor a mi ignorancia del idioma. Ella insistía en que estudiara el francés en serio. Arrepentida, confieso que desoí su atinado consejo, así que durante muchos años me perdí La mare au diable.

Hoy sigo sin poder leer decentemente una obra literaria en francés, pero he desarrollado una tendencia a rebuscar en la memoria cosas aparentemente olvidadas, y una de ellas es la novela (que, por cierto, me costó enorme trabajo encontrar en español). ¡Qué razón tuvo mi mamá! Se trata de una obra maestra.

Es una historia de amor entre campesinos, pura y cristalina, sentimental y entrañable. Germain, joven labrador que ha quedado viudo con tres pequeños hijos, recibe el insistente consejo de su suegro de que vuelva a casarse. Le pondera las virtudes de una viuda de un pueblo cercano y casi lo obliga cariñosamente a que vaya a pedir su mano; de mala gana, parte con su hijito Pierre. Casualmente va en esa dirección una jovencita, Marie, para tomar un trabajo de pastora en otro pueblo. Marie es pobre y juiciosa, dulce y sencilla, maternal y sensible, previsora, frugal... y muy hermosa. Germain se enamora de ella y se lo hace saber mediante una cálida petición de matrimonio; pero Marie lo rechaza, por lo cual se crea un ambiente de tensión. Debido a que se pierden en el camino, y a que, aprovechando la ofuscación de su amo, la yegua que los acompañaba se escapa, los tres tienen que pasar la noche en el bosque, justamente donde se encuentra la charca. No contaré el final.

La novela describe el entorno de la provincia de Berry, de donde era originaria Aurora Dupin, nombre verdadero de la autora, nacida en 1804. Aunque poco se describe la charca que forma parte del título, cerca de Mers-sur-Indre, el ambiente embrujador del bosque se recrea poéticamente. A la medianoche, al disiparse la niebla,

Germán pudo distinguir el brillo de las estrellas a través de los árboles. La luna también se desprendía de los vapores que la cubrían, y empezó a sembrar diamantes sobre el musgo húmedo. Los troncos de las encinas seguían envueltos en una majestuosa oscuridad; pero un poco más lejos, los troncos de los abedules semejaban una hilera de fantasmas envueltos en sus blancos sudarios.

El fuego se reflejaba en la charca; y las ranas empezaban a acostumbrarse a su luz, aventurando algunas notas agudas y tímidas; las ramas angulosas de algunos viejos árboles, cubiertas de liquen amarillento, se extendían y entrecruzaban como grandiosos brazos descarnados sobre la cabeza de nuestros viajeros.

Era aquel un hermoso lugar; pero tan solitario y triste que Germán, cansado de sufrir, se puso a cantar y a tirar piedrecillas a la charca para distraer el fastidio de su soledad.

Lacharcdeldiablo

La obra recrea también un pasado intemporal de inocencia bucólica. Por ello, me sorprendió el siguiente comentario de la autora-narradora, a propósito de los movimientos “civilizadores” en la región: “La comarca de Berry ha permanecido estacionaria, y creo que después de Bretaña y de algunas provincias del extremo meridional de Francia, es hoy por hoy la región más conservada de todas”.

La cursiva, que llamó mucho mi atención, es del traductor, pues no aparece en el original, aunque sí utiliza el término “conservé” aplicado a “pays”. Evidentemente se refiere a una conservación costumbrista y no ecológica, como hoy interpretaríamos. Y como la lectura de una excelente novela siempre desborda su ámbito original, era natural que me interesara saber qué es una charca, palabra que solo conocía en un contexto levemente peyorativo, o folclórico si le añadía el croar de una rana. Si uno observa las fotografías de la charca real que inspiró a Sand y de otras más, no puede sino preguntarse a qué tipo de acumulación de agua se refiere el nombre. Pues se trata de pequeñas masas de agua dulce de menos de 10 hectáreas que representan el 30% de la superficie mundial de agua estancada. A pesar de que han desaparecido casi completamente en algunos países, en Europa las charcas aún son un hábitat acuático muy abundante y diverso, y además ofrecen numerosos beneficios ambientales, sobre todo en estos tiempos de enfrentamiento al cambio climático. “Estas pequeñas masas de agua —dice el “Manifiesto sobre las charcas” del European Pond Conservation Network— constituyen también un importante patrimonio de la cultura e historia europeas, y proporcionan uno de los vínculos más estrechos entre el ser humano y su entorno natural”.

Por cierto, La charca del diablo fue adaptada al cine en 1923 por Pierre Caron y a la televisión en 1972 por Pierre Cardinal.

Copyright © Ana María Sánchez. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Ana María Sánchez Mora

Ana María Sánchez Mora tiene la maestría en Física y la maestría en Literatura Comparada, ambas de la UNAM. Desde 1981 se dedica a la comunicación de la ciencia, en especial la escrita.

Ha publicado cuento, ensayo, novela, teatro, así como artículos y libros de comunicación científica. Entre sus obras, destacan Relatos de ciencia, Claudia, un encuentro con la energía, La divulgación de la ciencia como literatura, La ciencia y el sexo y la novela La otra cara, finalista del Premio Joaquín Mortiz para Primera Novela 1996. Ha participado en la formación de divulgadores e impulsado la profesionalización de la labor. Ha impartido numerosos cursos sobre redacción científica. Trabaja en la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, donde es encargada del área de comunicación de la ciencia en el Posgrado en Filosofía de la Ciencia, de la que es tutora y profesora. Recibió el Premio Nacional de Divulgación “Alejandra Jaidar” 2003.

Imagen y texto biográfico © Universidad Nacional Autónoma de México.

Más en esta categoría: « Simulación Rojo y negro »

logonegrolibros

  • Darwin y el dios omnipotente
    Escrito por
    Darwin y el dios omnipotente Sé que no soy muy original en mi admiración hacia Darwin, puesto que es tal vez el científico más importante que ha existido. Su teoría de la evolución quizá no tenga la sofisticación teórica de…
  • Quedarse a solas
    Escrito por
    Quedarse a solas Allá por los años sesenta del pasado siglo, los sociólogos pusieron en circulación la fórmula de la muchedumbre solitaria. Evoco el hecho como evoco mi juventud de entonces y la frase de Baudelaire que proponía…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Lo deprimente de la ciencia
    Lo deprimente de la ciencia A veces es deprimente considerar las formas en que el conocimiento científico puede aplicarse para hacer el mal. Basta pensar en las consecuencias desastrosas que ha tenido el mal uso de algunos descubrimientos científicos o…
  • La humanista Luisa Sigea
    Escrito por
    La humanista Luisa Sigea "Un fin, una esperanza, un cómo o cuándo tras si traen mi derecho verdadero; los meses y los años van pasando en vano, y paso yo tras lo que espero; estoy fuera de mí, y…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Beverly Sills ante Pavarotti
    Escrito por
    Beverly Sills ante Pavarotti Beverly Sills, la gran soprano norteamericana fallecida en 2007, hizo de la Lucia donizettiana uno de sus caballos de batalla, dotando al personaje de ese difícil equilibrio entre canto y expresión. Magnífica sucesora de las…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC