Ivan Ilich se muere

Hace algunos años, cuando daba clase de redacción en un posgrado de biomedicina, para señalar la necesidad de que un profesionista tuviera una cultura amplia, más allá de sus necesidades e intereses técnicos, insistí en que mis estudiantes leyeran literatura, acudieran a conciertos y vieran buen cine.

A la pregunta de qué estaban leyendo, excepto una rara avis que declaró una novela (de Harry Potter, me acuerdo), el resto del grupo, sin distinción de género, declaró solemnemente que sobre su mesita de noche los esperaba como lectura para terminar el día un journal especializado. Mi gesto no fue de incredulidad sino de pena. ¡De lo que se perdían!

Así que los puse a leer con carácter obligatorio La muerte de Iván Ilich, una novela pequeña y desgarradora escrita en 1886 por León Tolstói, el gran genio ruso, otro de los grandes cuentistas universales, autor también de la famosa Anna Karenina. El anzuelo era, aparte de la calificación por supuesto, el tema médico subyacente al relato.

El caso es que Tolstói, en un desbordamiento de realismo, describe con profusión de detalles la enfermedad que, primero con pequeñas molestias y después con saña y contundencia, lleva a la muerte al protagonista. A pesar de dichos detalles, que casi podríamos pensar que configuran un pedazo del expediente médico de Iván Ilich, jamás se menciona el diagnóstico. Así que ese fue el señuelo: leer la novela para dictaminar la causa “real” de la muerte del protagonista.

El truco surtió efecto (o la amenaza de una calificación más baja, tal vez) y dos semanas después entregaron por escrito su diagnóstico diferenciado, técnico, objetivo, duro y despiadado, como dicen que es la ciencia médica.

Salvo dos participantes que no estaban totalmente convencidos, el grupo declaró que se trataba de un claro caso de cáncer hepático. Todavía en clase discutieron algunos detalles de síntomas y signos, y se mencionó la desafortunada ausencia de exámenes fisicoquímicos y biópsicos con los que ahora contamos, de modo que cada quien sabe con certeza de qué mal se va a morir, aunque nadie la víspera, como reza el dicho.

El ejercicio fue un éxito: leyeron la novela. Sí, queridos lectores, no importa que me digan que no fue una lectura voluntaria. Pero años después me pregunté si en amena charla con el autor, León Nikoláievich Tolstói habría aprobado, ventas incrementadas aparte, mi experimento científico-literario. Dicho de otro modo, ¿el detalle médico es relevante para el relato? y ¿puede verse en todo caso como un ejercicio sui géneris de divulgación de la medicina preventiva, algo así como “si tiene estos síntomas, vaya a ver al médico en seguida”? La respuesta: claro que no es relevante, porque de lo que trata la novela no es de las enfermedades del hígado, sino del amor, el egoísmo, el sentido de la vida, la soledad frente al sufrimiento, la idea cierta y terrible de que para morir se tiene un solo protagonista: el moribundo. Por otro lado, si quieren enterarse de los síntomas y el pronóstico de una enfermedad, acudan a un manual y no a una novela.

A pesar de todo, estoy segura de que mis alumnos jamás olvidarán a Iván Ilich, ni las líneas finales del relato:

“¡Eh, muerte! ¿Dónde estás?” Buscó el terror habitual que le inspiraba la muerte, y no lo halló. “¿Dónde estás? ¿Qué es la muerte?” No sentía terror ninguno. Por consiguiente, la muerte no existía. En lugar de la muerte había la luz.

—¡Ah, luego esto es así! —dijo en voz alta—. ¡Qué alegría! Pasó aquello en un segundo, y el significado del momento no cambió. Mas, para los asistentes, su agonía había durado un par de horas. En su pecho agitábase algo, y su aniquilado cuerpo era presa de sobresaltos. La agitación y los estertores se hicieron luego más raros.

—Esto ha concluido —murmuró alguien detrás de él. Oyendo aquellas palabras se dijo

interiormente: “La muerte ha concluido.” Aspiró el aire cálido, se detuvo en mitad de la aspiración, se estiró y murió.

Me ha costado trabajo, incluso en internet, encontrar una referencia cinematográfica: Así, de 1985, todavía orgullosamente de la URSS, del director Aleksandr Kaidanovski.

Por favor no se confundan con el homónimo del personaje: Iván Ilich (1926-2002), crítico de la educación escolarizada y la medicina institucionalizada, que pasó varios años de su vida en México.

Copyright © Ana María Sánchez. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Ana María Sánchez Mora

Ana María Sánchez Mora tiene la maestría en Física y la maestría en Literatura Comparada, ambas de la UNAM. Desde 1981 se dedica a la comunicación de la ciencia, en especial la escrita.

Ha publicado cuento, ensayo, novela, teatro, así como artículos y libros de comunicación científica. Entre sus obras, destacan Relatos de ciencia, Claudia, un encuentro con la energía, La divulgación de la ciencia como literatura, La ciencia y el sexo y la novela La otra cara, finalista del Premio Joaquín Mortiz para Primera Novela 1996. Ha participado en la formación de divulgadores e impulsado la profesionalización de la labor. Ha impartido numerosos cursos sobre redacción científica. Trabaja en la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, donde es encargada del área de comunicación de la ciencia en el Posgrado en Filosofía de la Ciencia, de la que es tutora y profesora. Recibió el Premio Nacional de Divulgación “Alejandra Jaidar” 2003.

Imagen y texto biográfico © Universidad Nacional Autónoma de México.

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • El mito de Fausto: Johann Faust
    Escrito por
    El mito de Fausto: Johann Faust Dice Carlos García Gual que el de Fausto es un mito moderno muy interesante, pues podemos seguir con bastante facilidad su evolución desde su origen, como un personaje que existió, hasta sus últimas variaciones literarias…
  • La naturaleza de la realidad
    La naturaleza de la realidad La ciencia estudia la naturaleza: lo que existe en el universo físico (para distinguirlo, por ejemplo, del mundo de lo imaginario… aunque algunas áreas como las matemáticas o las teorías físicas más abstrusas…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Desmontando a Paracelso
    Escrito por
    Desmontando a Paracelso Paracelso era un médico suizo demasiado aficionado a la polémica. Un broncas, que diríamos ahora, para entendernos. Un libre de espíritu que no se callaba ante nada ni nadie; de ahí que durase poco en…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • Los Hombres de la Lente
    Escrito por
    Los Hombres de la Lente Isaac Asimov y Edgar Rice Burroughs son dos nombres habitualmente citados al ponerse a hablar de los padres del género de la ficción interplanetaria. En cambio, no suele salir tanto a colación “Doc” Edward Elmer…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • La inteligencia del dodo
    Escrito por
    La inteligencia del dodo Cuando en el siglo XVI los europeos llegaron a la isla Mauricio en el océano Índico se encontraron con un ave torpe, que no podía volar y que por lo tanto era fácil de cazar.…

bannernewsletter1