¿Hay vida en Marte?

John Carter of Mars (2011)

Entre 2003 y 2004, se descubrió que la atmósfera de Marte tenía metano, lo cual ha desconcertado a los científicos durante la última década, pues este gas no debería estar ahí: las moléculas de metano se disuelven al contacto con los rayos ultravioleta y, puesto que nada protege a Marte del viento solar, este planeta no debería ser capaz de albergar el gas en cuestión. De modo que, si se encontró metano, es porque era de reciente producción.

Con el tiempo, se descubrió que el metano aparece en verano, forma nubes pasajeras durante un tiempo y, luego, se esfuma. La cuestión, a partir de estos descubrimientos, ha sido averiguar cuál es la causa de este ciclo del metano en Marte.

NASA/JPL-Caltech/MSSS

La explicación más “científica”, en términos de navaja de Ockham y demás movidas racional-empírico-metódicas, es que hay vida en Marte produciendo metano. Lo cual, en términos consuetudinarios del sistema al que pertenecemos, no mola.

O sea, no mola por la falacia aquella de que conclusiones excepcionales exigen pruebas excepcionales, que se emplea en la piscina epistémica en que se bañan los terrícolas de la zona habitada autodenominada Occidente para no liarla parda, o sea, para evitar que se desarme el tinglado y toda una civilización que se las da de superior, tanto en su espacio como en cualquier tiempo, quede desprotegida frente a lo complejo de una realidad que se escapa a sus deseos de orden y tal, pero no porque sea una exigencia de pensamiento superior. Más bien, se antoja lo contrario, un requisito limitador de un pensamiento acobardado que teme salir de su refugio a pecho descubierto.

NASA/JPL-Caltech/Cornell Univ./Arizona State Univ.

Dicho lo cual, donde dije “digo” digo Diego, también está muy bien eso de aceptar los límites y ponerle puertas al agro, pues sólo una especie con pensamiento auténticamente superior podría salir a campo abierto sin que le diera un yuyu ante los espacios de sublime vastedad de eso que un tal Baudrillard llamó desierto de lo real; para ello, habría que superar el gusto por las supersticiones, incluidas las materialistas, racionalistas, positivistas, empiristas, realistas y demás ideologías realmente peligrosas para la salud mental por no ser consideradas ideologías ni supersticiones.

Aclarado, el tema, prosigamos con la cosa científica.

NASA/JPL-Caltech/MSSS

Los datos sobre las nubes de metano han sido puestos siempre en duda. Que si los aparatos de medida son pobres en resolución, que si el espectro de detección está borroso, que si vale, que puede que tengan resolución pero que luego, al ser enviados a la Tierra, se cargan de interferencias por culpa de nuestra atmósfera, etcétera y tal…

El caso es que, el pasado mes de mayo, pasando de rollos, un estudio realizado por científicos de la Universidad de Arkansas, dirigidos por el biólogo Timothy Kral y la estudiante Rebecca Mickol, sugería que el origen del misterio podría estar en la forma en que respiran los marcianos que tanto tiempo han temido y a la vez amado los terrícolas: los metanógenos.

Los metanógenos son unos microorganismos que viven en ambientes sin oxígeno; les vale el dióxido de carbono y el hidrógeno para generar la energía que los mantiene vivos y, como resultado de los procesos internos de esa respiración, expulsan metano.

Tampoco necesitan nutrientes orgánicos, por lo que pueden sobrevivir en regiones yermas; ni le sacan provecho a la luz solar, por lo que son aptos para pasarse la vida bajo cualquier superficie.

Los científicos han comprobado que dos tipos concretos de metanógenos pueden sobrevivir a las condiciones ambientales de Marte: M. wolfei y M. formicium. Estos bichos soportan las bajas temperaturas en una especie de hibernación y luego, cuando el ambiente se vuelve más cálido, regresan a las rutinas de la vida. Precisamente, sobrevivir en las regiones más amables de Marte requiere soportar un rango de temperaturas que va desde los -90º de la noche marciana hasta los algo más de 20º del verano ecuatorial.

O sea, que el ritmo de vida de los metanógenos coincide con el ciclo del metano de Marte.

NASA/JPL-Caltech/MSSS

Según los defensores de la panspermia, la vida es una cualidad inherente a nuestro universo, de modo que la Tierra no es una excepción a la norma, sino todo lo contrario. Ya en las estructuras fundamentales del Cosmos, las nubes cósmicas generan los campos magnéticos necesarios y las interrelaciones propicias para que los elementos de la Tabla periódica comiencen su unión en un proceso tan misterioso como sugerente: los granos del polvo cósmico se auto-organizan mediante un proceso eléctrico llamado polarización y, en una sucesión ininterrumpida, van creando estructuras cada vez más complejas cuya primera fase culmina en la aparición de los aminoácidos, los ladrillos de la vida que, ahora ya se sabe, flotan por todo el universo.

Luego, en un sistema tan sencillo como es la abundancia de materia, los elementos básicos para la aparición de vida encontrarán su lugar propicio gracias a los asteroides y planetas errantes que los transportan. Tal y como explica Chandra Wickramasinghe, director del Centro de Astrobiología de la Universidad de Buckingham, en Reino Unido, nuestra galaxia puede tener más planetas errantes que estrellas, es decir, cientos de miles de millones de rocas gigantes pululando por el espacio y facilitando, así, el proceso de polinización; cualquier roca lo suficientemente grande para tener una atmósfera densa, o cualquier enana marrón, atrapan el calor necesario para que exista la vida microbiana.

Oso de agua o tardígrado (Hypsibius dujardini). "Cosmos. A Spacetime Odyssey" © 2013 FOX.

Sabemos esto. Y sabemos que existen formas de vida impensables; ya en la Tierra encontramos seres capaces de vivir en condiciones que, hasta hace poco, considerábamos imposibles. La Agencia Europea del Espacio ha comprobado que ciertos tardígrados pueden sobrevivir a las condiciones más extremas conocidas, esto es, las condiciones del espacio exterior.

Con todo, la simple mención de vida extraterrestre nos asusta y pone en alerta todos los dispositivos de bloqueo y ridiculización.

NASA/JPL-Caltech/ESA/DLR/FU Berlin/MSSS

Wicrkamasinghe escribía en 2011 sobre lo que él considera que es un continuo ejercicio de censura contra su trabajo en relación a la panspermia, sobre todo a partir de 1982, fecha en que se descubrió que los cometas transportaban compuestos orgánicos. Fue como si, con el aumento de las evidencias, la negación ante las mismas se reforzara. Lejos de alimentar esperanzas, algún miedo inconsciente nos embarga ante la simple contemplación de un universo cargado de vida.

En fin, podríamos incluir este miedo como una más de las respuestas a la paradoja de Fermi, la contradicción entre la alta probabilidad de que exista no ya vida simple, sino inteligente, ahí fuera, y su silencio y falta de contacto con los terrícolas.

Si nos pone histéricos descubrir microbios extraterrestres, a ver quién es el padrino que nos avala para un congreso de la Federación Intergaláctica.

O como se llame…

Copyright del artículo © Rafael García del Valle. Reservados todos los derechos.

Rafael García del Valle

Rafael García del Valle es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca. En sus artículos, publicados principalmente en su blog Erraticario, nos ofrece el resultado de una tarea apasionante: investigar, al amparo de la literatura científica, los misterios de la inteligencia y del universo.

Esa labor de investigación le lleva a conocer y comprender el desarrollo de la Tercera Cultura, que establece puentes entre las ciencias y las humanidades.

García del Valle escribe alternando el rigor de un científico y la curiosidad de un viajero –tras varios años de trabajo en Irlanda e Inglaterra, regresó a España, donde sobrevivió como cocinero durante algunos años–. Sin embargo, por encima de todo, el suyo es el punto de vista de un divulgador.

Social Profiles

logonegrolibros

  • De nasis y el género nasal
    Escrito por
    De nasis y el género nasal El nasal es un género literario menor, que quizá no puede compararse con otros de más éxito, como la ciencia ficción, la novela policiaca, el terror o las vidas de santos (perdón, las autobiografías), pero…
  • Elogio de Slavoj Zizek
    Escrito por
    Elogio de Slavoj Zizek Un amigo periodista me contó –respondo de su veracidad, no sabiendo si él haría lo mismo – que en una conferencia madrileña de Zizek, un muchacho de Albacete que esperaba incorporarse a la vecina cola…
  • Agujeros negros y ciencia básica
    Agujeros negros y ciencia básica “Pocas cosas como el universo”, dice la famosa frase de Augusto Monterroso. Parafraseándolo, aunque con menos gracia, podríamos decir que hay pocas cosas en el universo tan interesantes como un agujero negro. Quizá…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La rebeldía de Sor Juana
    Escrito por
    La rebeldía de Sor Juana Sor Juana había nacido al mundo como Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana. Y era hija natural, en aquel México del XVII que no era tal México sino Virreinato de Nueva España. Era…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El encuentro Ogdon-Mendelssohn
    Escrito por
    El encuentro Ogdon-Mendelssohn Alejado de cualquier divismo, protegido de la cultura del espectáculo por el proverbial comedimiento británico, John Ogdon ha dejado una obra relativamente breve cuanto indisputablemente sólida. Vivió entre 1937 y 1989, lo suficiente como para…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC