El sueño espacial de Jerrie Cobb

El pistoletazo de salida lo había dado la URSS en 1957, cuando lanzó el satélite Sputnik. El año siguiente, EE UU fundó la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (más conocida por sus siglas, NASA) y reclutó a los primeros astronautas. El grupo sería conocido como los Mercury 7, y uno de ellos, John Glenn, lograría en 1962 orbitar la Tierra.

Por esas fechas, dos hombres decidieron unir sus fuerzas. Por un lado, William R. Lovelace, médico que había realizado investigaciones en el campo aeroespacial y que había formado parte del comité de expertos que estableció los criterios médicos y fisiológicos para seleccionar a los futuros astronautas. Por otro, Donald Flickinger, jefe de bioastronáutica en las Fuerzas Aéreas, asesor de la NASA y amigo personal de Lovelace. En 1959, Flickinger fundó el programa Women in Space Earliest (WISE), en el que él y Lovelace pretendían hacer una serie de pruebas para ver si las mujeres podían ser astronautas.

Lejos de un compromiso feminista, su propuesta estaba basada en razones fisiológicas y prácticas. Consideraban que las mujeres, al ser menos pesadas, requerirían menos oxígeno auxiliar que los hombres y se podría reducir la cantidad de combustible utilizado para lanzar el cohete. Además, tenían en cuenta datos médicos como que las mujeres tienen menos ataques al corazón, y pensaban que podrían tener mejores resultados que los hombres al ser sometidas a condiciones de aislamiento prolongado o espacio reducido.

El Programa Mujer en el Espacio

Su proyecto recibió, sin embargo, un jarro de agua fría: las Fuerzas Aéreas no estaban dispuestas a seguir financiando WISE. Lovelace decidió recoger el guante y financiarlo a través de su fundación privada; en 1959 creó el Programa Mujer en el Espacio. El programa reclutó 19 candidatas a las que se sometió a las mismas pruebas que a sus compañeros varones; un 68% las superó, en comparación con el 56% de hombres. Los datos de estas pruebas nunca fueron publicados ni divulgados, hasta ahora, que un equipo de investigadores estadounidenses las ha revisado y ha demostrado que las capacidades de las cuatro mejores candidatas eran equiparables a las de los pilotos de la época.

Las seleccionadas recibieron el nombre de Mercury 13; entre ellas, se encontraba Jerry Cobb, que fue de hecho la primera voluntaria del programa. Desde los doce años, edad a la que realizó su primer vuelo, Cobb no había dejado de sumar records de aviación y llegó a acumular 10.000 horas de vuelo. Esta experimentada piloto, que sabía conducir hasta 64 tipos de aviones, realizó todo tipo de pruebas, en las que obtuvo las mejores puntuaciones. Llegó a batir el record de permanencia en un tanque aislado lleno de agua fría, al resistir nueve horas, cuando se pensaba que el límite estaba en seis.

El sueño de las Mercury 13 se terminó cuando el ejército decidió no asumir el programa y Lovelace no pudo seguir financiándolo. Dispuesta a no dejarse vencer, Jerrie Cobb inició una campaña para conseguir fondos y apoyos para el programa, y se llegó a reunir con el vicepresidente Lyndon Johnson, quien le negó su apoyo.

Tras seis años de esfuerzos infructuosos, Cobb optó pasarse al campo de la aviación y realizó vuelos humanitarios a América Latina y al Amazonas. Recibió varios premios y reconocimientos como piloto, y hasta fue propuesta para el Premio Nobel de la Paz. En 1999, Cobb trató de sacarse la espinita con la propuesta, impulsada por la National Organization for Women, de enviarla al espacio para investigar los efectos del envejecimiento. El proyecto fue rechazado.

Sin embargo, los esfuerzos de Jerrie Cobb y de las Mercury 13 no fueron en vano: en 1963, la rusa Valentina Tereshkova fue la primera mujer astronauta en el espacio. Las estadounidenses tuvieron que esperar hasta 1983, cuando Sally Ride formó parte de la tripulación del Challenger.

Sobre la autora

Irene García Rubio colabora en el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC, dependiente de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, como responsable del área audiovisual de la plataforma. En 2010 pasa a formar parte de Pandora Mirabilia. Los artículos de Irene García aparecen en The Cult por cortesía de SINC.

The Cult.es / conCiencia Cultural

conCiencia Cultural  es una entidad sin ánimo de lucro creada con un triple propósito. En primer término, la promoción y la divulgación de las artes y las ciencias. En segundo lugar, el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en las instituciones docentes como en el conjunto de la sociedad. Y en último término, dentro de esa misma línea, el desarrollo de proyectos y recursos vinculados a la educación ambiental, la disciplina que se dedica al estudio de la interdependencia entre la sociedad, el medio físico y la biodiversidad.

La plataforma de divulgación de este proyecto es The CULT. Fundada en 2006 como una revista de arte, ciencia y pensamiento, es en la actualidad un portal dedicado a la divulgación cultural y científica y al diseño de recursos educativos.

Tanto conCiencia Cultural como su revista, The CULT, se inscriben en la corriente de la Tercera Cultura, que promueve el encuentro entre las ciencias y las humanidades.

Para alcanzar esa síntesis entre diversas ramas del saber, colaboran en The CULT profesores, periodistas, divulgadores, científicos y gestores culturales. 

Gracias a esta interacción entre autores procedentes de distintos campos del conocimiento, The CULT, a través de más de 15.000 artículos, ofrece elementos para la reflexión y el debate, recursos para el estudio, y sobre todo, herramientas para una mejor comprensión del mundo.

Imagen superior: Alessandro ValliCC.

 Asociación conCiencia Cultural

Social Profiles

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Los escritos póstumos de Musil
    Escrito por
    Los escritos póstumos de Musil Los escritos póstumos de Robert Musil no se publicaron tras su prematura muerte, sino cuando todavía vivía. Por eso, el título completo es Escritos póstumos publicados en vida. Se trata de pequeños ensayos o relatos cortos, casi…
  • Científicos… ¿locos?
    Científicos… ¿locos? La imagen popular de los científicos, que vemos en novelas, películas, caricaturas ¡y hasta anuncios! —ya se ha comentado aquí— suele ser la de un personaje raro, despeinado y distraído. El típico científico…

logonegrociencia

Maneed, CC

Cartelera

Cine clásico

  • "Depredador 2" (1990). Safari en Los Ángeles
    Escrito por
    "Depredador 2" (1990). Safari en Los Ángeles Lo que empezó como una película espectacular, pero sin mayores ambiciones –Depredador, 1987–, terminó creando toda una mitología basada en esa raza de cazadores espaciales. Al contrario que en la saga hermana Alien, las distintas historias…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Entre Mozart y Gluck
    Escrito por
    Entre Mozart y Gluck Como antes Lully, Haendel o Gluck, recordando sólo a los que lograron que sus obras basadas sobre la Jerusalén conquistada de Tasso sobrevivieran al paso del tiempo, Giuseppe Sarti compuso para la inauguración del Teatro…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Grandes simios, los nuevos juguetes rotos
    Escrito por
    Grandes simios, los nuevos juguetes rotos La “mentira de la selva”. Así arrancaba el artículo del Washington Post de 2008 que revelaba la verdad de Chita, el chimpancé macho (Pan troglodytes) amaestrado que coprotagonizó junto con el actor olímpico Johnny Weissmuller la película Tarzán…

bannernewsletter1