El sueño espacial de Jerrie Cobb

El pistoletazo de salida lo había dado la URSS en 1957, cuando lanzó el satélite Sputnik. El año siguiente, EE UU fundó la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (más conocida por sus siglas, NASA) y reclutó a los primeros astronautas. El grupo sería conocido como los Mercury 7, y uno de ellos, John Glenn, lograría en 1962 orbitar la Tierra.

Por esas fechas, dos hombres decidieron unir sus fuerzas. Por un lado, William R. Lovelace, médico que había realizado investigaciones en el campo aeroespacial y que había formado parte del comité de expertos que estableció los criterios médicos y fisiológicos para seleccionar a los futuros astronautas. Por otro, Donald Flickinger, jefe de bioastronáutica en las Fuerzas Aéreas, asesor de la NASA y amigo personal de Lovelace. En 1959, Flickinger fundó el programa Women in Space Earliest (WISE), en el que él y Lovelace pretendían hacer una serie de pruebas para ver si las mujeres podían ser astronautas.

Lejos de un compromiso feminista, su propuesta estaba basada en razones fisiológicas y prácticas. Consideraban que las mujeres, al ser menos pesadas, requerirían menos oxígeno auxiliar que los hombres y se podría reducir la cantidad de combustible utilizado para lanzar el cohete. Además, tenían en cuenta datos médicos como que las mujeres tienen menos ataques al corazón, y pensaban que podrían tener mejores resultados que los hombres al ser sometidas a condiciones de aislamiento prolongado o espacio reducido.

El Programa Mujer en el Espacio

Su proyecto recibió, sin embargo, un jarro de agua fría: las Fuerzas Aéreas no estaban dispuestas a seguir financiando WISE. Lovelace decidió recoger el guante y financiarlo a través de su fundación privada; en 1959 creó el Programa Mujer en el Espacio. El programa reclutó 19 candidatas a las que se sometió a las mismas pruebas que a sus compañeros varones; un 68% las superó, en comparación con el 56% de hombres. Los datos de estas pruebas nunca fueron publicados ni divulgados, hasta ahora, que un equipo de investigadores estadounidenses las ha revisado y ha demostrado que las capacidades de las cuatro mejores candidatas eran equiparables a las de los pilotos de la época.

Las seleccionadas recibieron el nombre de Mercury 13; entre ellas, se encontraba Jerry Cobb, que fue de hecho la primera voluntaria del programa. Desde los doce años, edad a la que realizó su primer vuelo, Cobb no había dejado de sumar records de aviación y llegó a acumular 10.000 horas de vuelo. Esta experimentada piloto, que sabía conducir hasta 64 tipos de aviones, realizó todo tipo de pruebas, en las que obtuvo las mejores puntuaciones. Llegó a batir el record de permanencia en un tanque aislado lleno de agua fría, al resistir nueve horas, cuando se pensaba que el límite estaba en seis.

El sueño de las Mercury 13 se terminó cuando el ejército decidió no asumir el programa y Lovelace no pudo seguir financiándolo. Dispuesta a no dejarse vencer, Jerrie Cobb inició una campaña para conseguir fondos y apoyos para el programa, y se llegó a reunir con el vicepresidente Lyndon Johnson, quien le negó su apoyo.

Tras seis años de esfuerzos infructuosos, Cobb optó pasarse al campo de la aviación y realizó vuelos humanitarios a América Latina y al Amazonas. Recibió varios premios y reconocimientos como piloto, y hasta fue propuesta para el Premio Nobel de la Paz. En 1999, Cobb trató de sacarse la espinita con la propuesta, impulsada por la National Organization for Women, de enviarla al espacio para investigar los efectos del envejecimiento. El proyecto fue rechazado.

Sin embargo, los esfuerzos de Jerrie Cobb y de las Mercury 13 no fueron en vano: en 1963, la rusa Valentina Tereshkova fue la primera mujer astronauta en el espacio. Las estadounidenses tuvieron que esperar hasta 1983, cuando Sally Ride formó parte de la tripulación del Challenger.

Sobre la autora

Irene García Rubio colabora en el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC, dependiente de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, como responsable del área audiovisual de la plataforma. En 2010 pasa a formar parte de Pandora Mirabilia. Los artículos de Irene García aparecen en The Cult por cortesía de SINC.

Thesauro Cultural

El diálogo entre las ciencias y las humanidades. A eso nos dedicamos en Thesauro Cultural (The Cult.es), una revista dedicada a la divulgación cultural y científica y al diseño de recursos educativos.

El mundo está cambiando. Para entender el porvenir ‒y sobre todo, para mejorarlo‒, ya no basta con encasillarse en una sola especialidad. Y aunque todavía se abre un abismo entre ciencias y letras, lo deseable es la cooperación entre diversas disciplinas, explorando así las fronteras del conocimiento.

Para alcanzar esa síntesis entre diversas áreas del saber, colaboran en Thesauro Cultural profesores, periodistas, divulgadores, científicos y gestores culturales. 

Gracias a esta interacción entre autores procedentes de distintos campos del conocimiento, Thesauro Cultural, a través de más de 25.000 artículos, ofrece a sus seguidores curiosidad, elementos para la reflexión y el debate, recursos para el estudio, y por encima de todo ello, herramientas para una mejor comprensión del mundo que nos rodea.

Thesauro Cultural es conocimiento al servicio de la acción: un repaso a nuestra herencia cultural para comprender nuestro presente y organizar nuestro futuro.

Social Profiles

logonegrolibros

  • ¿Dónde suceden las cosas en Shakespeare?
    Escrito por
    ¿Dónde suceden las cosas en Shakespeare? Jan Kott hace un interesante análisis de la escena de El rey Lear en la que Edgar guía al ciego Gloucester (su padre) hacia un precipicio. No existe tal precipicio, pero Edgar cree que puede curar de su…
  • ¿Quién eres, Cervantes?
    Escrito por
    ¿Quién eres, Cervantes? Uno de los más fascinantes enigmas de la cultura occidental consiste en observar la escasez de datos biográficos que se conservan de tres protagonistas literarios como lo son Dante, Shakespeare y Cervantes. De este último,…
  • El cólera de Aquiles
    El cólera de Aquiles Un alumno mío, de los tiempos heroicos cuando daba clase de redacción en Biomédicas, confundía el género de cólera cuando quería referirse a la enfermedad (masculina), y hablaba (o peor, escribía) de la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Creadores de espectros en el siglo XIX
    Escrito por
    Creadores de espectros en el siglo XIX En cierto sentido, Elsie Wright y Frances Griffiths, las dos jovencitas que fotografiaron a las hadas de Cottingley en 1917, son, simplemente, dos hijas de su tiempo. Niñas educadas con rigor victoriano, que leyeron hermosos…
  • Sevilla, cabeza del mundo civilizado
    Escrito por
    Sevilla, cabeza del mundo civilizado Por Real Cédula de 20 de enero de 1503, los Reyes Católicos ordenaron la creación de la Casa de Contratación en la ciudad de Sevilla. Nacía así una institución pionera, dedicada a "recoger y tener…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Paolo Gavanelli: todo un barítono
    Escrito por
    Paolo Gavanelli: todo un barítono Pese a dos Marcellos puccinianos, un Filippo Visconti belliniano y unos verdianos Nabucco, Rigoletto (éste videográfico en el Covent Garden) y Gusmano de Alzira, Paolo Gavanelli no ha encontrado aún en la discografía un reflejo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El pez que llegó de las Comores
    Escrito por
    El pez que llegó de las Comores El pez se desplazaba lentamente, moviendo con elegante pereza sus extrañas aletas. El sorprendente animal, robusto y de un color azul grisáceo, cambió repentinamente su rumbo y se dirigió a su refugio: una cueva submarina…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC