El experimento de Facebook

El experimento de Facebook Imagen superior: Maurizio Pesce, CC (Mark Zuckerberg, Facebook's F8 Developers Conference 2015)

Las redes sociales virtuales, como Facebook y Twitter, son herramientas que nunca antes habían existido en la historia humana. Resulta natural que apenas estemos descubriendo su verdadero poder y alcance, y aprendiendo a manejarlas sin que causen problemas.

Como permiten la comunicación de manera instantánea con cualquier parte del mundo, facilitan la interacción entre individuos y grupos. Esto facilita que ocurran fenómenos como la dispersión viral de información, o que ciertos datos puedan llegar a la persona menos indicada. De ahí muchos de los problemas personales o sociales que suelen causar: disputas, despidos, divorcios, conflictos familiares, en el trabajo y hasta entre naciones.

¿Qué tanto pueden las redes sociales influir en el comportamiento, la manera de pensar y hasta el estado de ánimo de sus usuarios? Quizá recuerde usted varios estudios que han señalado que el uso intenso de Facebook podría tener un efecto depresivo (por ejemplo, porque al constantemente ver las fotos de momentos aparentemente perfectos de felicidad que publican nuestros contactos –las fotos siempre embellecen las cosas– la comparamos la realidad de nuestra vida, que entonces parece más bien gris).

En junio de 2014 un investigador de la empresa Facebook, Adam Kramer, junto con Jamie Guillory y Jeffrey Hancock, de la Universidad de Cornell, publicaron en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (PNAS) un estudio que ha causado gran alboroto.

Para entenderlo, debe usted saber que las publicaciones de sus “amigos” que puede ver en Facebook no son todo lo que ellos publican: la red social emplea un algoritmo para filtrar el contenido que se espera resulte “más importante e interesante” para usted. Por ejemplo, si usted frecuentemente ha dado “like” (me gusta) al contenido que publica cierta persona, Facebook le mostrará más contenido que provenga de ella; si ha compartido contenidos que abordan ciertos temas, es probable que Facebook le muestre más publicaciones similares.

Para mejorar su algoritmo, los técnicos de Facebook realizan constantemente pruebas. El su artículo, Kramer y sus colegas reportan una de ellas. Consistió en manipular durante una semana (11 al 18 de enero de 2012), mediante un proceso al azar, las publicaciones y comentarios que recibían 689 mil usuarios de la red (de habla inglesa) para hacer que vieran con más frecuencia notificaciones con contenido positivo o negativo (identificado mediante la presencia de palabras “positivas” o “negativas” en una lista predeterminada de uso común en este tipo de estudios).

A continuación, se vio si las publicaciones que hacían los propios usuarios tendían a volverse más positivas o negativas, respectivamente. (El proceso consistió en dividir a los usuarios en dos grupos, positivo y negativo, y a continuación alterar la probabilidad de que vieran contenido de tipo positivo o negativo de un 10 hasta un 90%, según su número de identidad de Facebook.)

El resultado fue que en efecto, el tono emocional de lo que uno lee en Facebook influye en el tono de lo que uno publica, aunque de manera minúscula: quienes veían más contenido positivo, hacían más publicaciones positivas, y viceversa. Esto comprueba que el fenómeno conocido como “contagio emocional”, bien estudiado en interacciones humanas directas, puede también ocurrir a través del contacto impersonal de las redes sociales. Un hallazgo interesante.

Sin embargo, muchos analistas y usuarios de Facebook expresaron su indignación ante lo que consideraban un uso poco ético –abuso de confianza, intromisión en la intimidad– por parte de la empresa (a pesar de que las condiciones de uso de la red estipulan que la información de los usuarios puede ser usada con fines de investigación). Llegó a haber acusaciones de que el experimento podría, por ejemplo, haber empeorado el estado de personas deprimidas y quizá hasta haber causado algún suicidio, y se lo comparó con el infame experimento de Tuskegee, en Alabama, EUA, en que investigadores médicos estudiaron entre 1932 y 1972 a cientos de afroamericanos infectados de sífilis y no les ofrecieron tratamiento con antibióticos, a pesar de estar disponible, porque deseaban estudiar el desarrollo de la enfermedad, y permitieron así que muchos infectaran a sus parejas sexuales y que murieran.

En general, el sentimiento es que cualquier manipulación psicológica es inaceptable, y que todo experimento que use humanos debe contar con la aprobación explícita de los participantes (como ocurre en la investigación científica en el mundo real).

Confirmo que las redes sociales virtuales son un nuevo mundo, todavía en gran parte desconocido, por el que aún no sabemos movernos con confianza. Lo curioso es ver que no sólo los usuarios, sino las propias redes se meten en problemas, al tratar de entenderse a sí mismas.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Publicado previamente en Milenio Diario. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

 Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • Hamlet, detective
    Escrito por
    Hamlet, detective En la presentación de No tan elemental: Cómo ser Sherlock Holmes junto a Carlos García Gual en la librería Rafael Alberti, uno de los asistentes nos hizo una pregunta muy interesante acerca de Hamlet como…
  • El efecto placebo
    El efecto placebo Toda sociedad está rodeada de símbolos y rituales que la protegen de los miedos ancestrales que almacena en sus genes –desde los tiempos en que salir de la cueva cada mañana era una…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

  • "La soga" (Alfred Hitchcock, 1948)
    "La soga" (Alfred Hitchcock, 1948) El film de Alfred Hitchcock «La soga» es una presentación de Universal Classics que tiene por protagonistas a James Stewart, John Dall y Farley Granger. Una Transatlantic Pintures Production, ha sido producida por Sidney Bersntein…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • "Depredador" (1987). Cacería alienígena
    Escrito por
    "Depredador" (1987). Cacería alienígena En 1987 Arnold Schwarzenegger aumentó su creciente fama con un extraño film en el que se mezclaban diversos géneros: la acción bélica, el suspense, la ciencia–ficción y el terror. Tras Conan y Terminator, el musculoso austriaco parecía haber…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Gubaidulina interroga al contrabajo
    Escrito por
    Gubaidulina interroga al contrabajo Muchas claves se pueden activar para entender el mundo de Sofía Gubaidulina. Como siempre ocurre con el arte verdadero, ninguna es exhaustiva. Las hay externas y no carecen de elocuencia. Se la vincula con la…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Cetáceos
    Escrito por
    Cetáceos Allá a comienzos de los 90 navegaba en un buque gasolinero de Campsa. Un buen trabajo, la verdad. Tranquilo, costeando por toda la costa española mediterránea. Cargando en las refinerías, descargando en Barcelona, Valencia, Alicante,…

bannernewsletter1