Biophilia: el encuentro entre Björk y David Attenborough

Biophilia: el encuentro entre Björk y David Attenborough Imagen superior : "When Björk Met Attenborough" © Channel 4, Pulse Films, One Little Indian Records.

Pese al interés de sus fans, el octavo álbum de la islandesa Björk, Biophilia (One Little Indian Records, 2011), no hubiera pasado de ser una novedad pasajera en las listas pop si en su elaboración y lanzamiento no hubieran participado algunos científicos y divulgadores de primera fila. En este aspecto, Biophilia vino a demostrar que las conexiones entre la música y ciencias como la biología y la mineralogía pueden brindar más de una sorpresa a los interesados en cruce de saberes.

Lo que separa a Björk de muchos de sus colegas de generación es la amplitud de sus intereses. Guste o no, esta cantante ha evitado atrincherarse, pugnando por encontrar los sonidos adecuados para un estilo que ella misma ha ido definiendo. En este aspecto, Biophilia es el típico álbum que merece frases ingeniosas por parte de la crítica, pero que Björk diseña para sus seguidores de siempre, fascinados por su aire excéntrico y por la colorida originalidad de sus canciones.

La inspiración a veces viene y a veces no. Biophilia corresponde al primer caso. De hecho, es algo más que un disco conceptual. Se trata más bien de un proyecto multimedia, organizado para mostrar las relaciones existentes entre la música y la vida salvaje. Esa amplitud de miras fue ampliamente reconocida. Biophilia fue premiado en los Grammy Awards de 2013, y un año después, una de las aplicaciones creadas en el proyecto pasó a formar parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

En buena medida, este disco guarda relación con otro proyecto de Björk, la organización Náttúra, fundada en mitad de la crisis económica para defender la naturaleza y las industrias tradicionales de Islandia. Como era de esperar, ese empeño conservacionista despertó las simpatías de los naturalistas locales, pero también llamó la atención de diversos biólogos en el resto del mundo.

El álbum toma su título de un sentimiento, la biofilia, descrito por el biólogo estadounidense Edward Osborne Wilson, conocido como el padre de la sociobiología y famoso por sus aportaciones al concepto de biodiversidad.

De acuerdo con la teoría de Wilson, la biofilia viene a ser nuestra innata vinculación con la naturaleza, inprescindible para el bienestar humano. A grandes rasgos, esta es la misma idea que motiva el documental When Björk Met Attenborough, que dirigió Louise Hooper en 2013 para Channel 4.

Narrado por la actriz Tilda Swinton y rodado en su mayor parte en el Museo de Historia Natural de Londres, dicho documental exploraba nuevos territorios científicos a partir del disco de Björk. Como anunciaba el título, la parte más destacada del film refleja el encuentro de la cantante con el divulgador y naturalista David Attenborough. Entre los invitados, sobresalía otro conocido melómano, el neurólogo Oliver Sacks, que resumía sus conocimientos sobre el benéfico impacto de una melodía en nuestra actividad cerebral.

bjork0

Quién sabe por qué razones, la química personal entre Björk y su anfitrión es bastante pobre en pantalla. No obstante, las ideas que surgen de su conversación resultan inspiradoras. Attenborugh, no sé si pensando en Olivier Messiaen, nos habla del canto de ciertas aves, en particular el ave del paraíso y el ave lira. Cantos que tienen un rango extraordinario, nada arbitrarios, modulados con una intención inicialmente sexual, pero que acaba proyectándose más allá de ese ámbito.

"Cuando más bella es un ave, más simple es su canto", dice Attenborough, quien compara el canto nupcial con la actividad de los trovadores. Esa pasión ligada a la música es, por ejemplo, la que muestran los gibones: macho y hembra interactúan con sus melódicos sonidos de un modo extraordinariamente sutil.

¿En qué momento la música pasa de ser una llamada amatoria y se convierte en un lenguaje misterioso y trascendente? El naturalista carece de respuestas definitivas, pero le basta un ejemplo para mostrar que los lazos entre la partitura y el mundo natural siguen vigentes: los cuatro interludios marinos (Four Sea Interludes, op. 33a) que Benjamin Britten incluyó en su ópera Peter Grimes (1945).

bjork2

Sin embargo, la revelación crucial llega más tarde ‒y es la que nos permite llegar a una conclusión‒. El escenario es la sala de cristalografía del Museo de Historia Natural. Björk queda hechizada por la belleza de los cristales de cuarzo, fuente de inspiración del tema "Crystalline", editado como primer single de su álbum. Y entonces el veterano naturalista, como el profesor que descubre un secreto a su alumna, le recuerda con sencillez que la matemática que explica el desarrollo del cuarzo ‒ese prisma perfecto‒ también dio la señal de salida para una aventura que iniciaron los pitagóricos de la Grecia Antigua, y que hoy conduce a ciertos compositores a adentrarse en el álgebra abstracta y en la teoría de conjuntos.

Al final, cuando uno escucha el álbum de Björk o cuando la ve charlando con el viejo divulgador, el sentimiento es idéntico: aproximarse a la naturaleza con el sentido del oído es algo parecido a recibir la vibración de esas notas que convierten la experiencia humana en canciones o en sinfonías.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT, un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

conCiencia Cultural

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Las aventuras de Gilgamesh y Enkidu
    Escrito por
    Las aventuras de Gilgamesh y Enkidu El Poema de Gilgamesh, también conocido como la Epopeya de Gilgamesh, es la primera obra plenamente literaria de la historia. Cuenta las hazañas de un rey de Uruk, una ciudad sumeria que quizá dio nombre…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Elecciones, emociones y neuronas
    Elecciones, emociones y neuronas La semana pasada afirmé que "si la racionalidad juega un papel central en la ciencia, también debe jugarlo en la democracia". En teoría, las decisiones de los ciudadanos deberían tomarse racionalmente, con base en información…
  • Vetusta
    Escrito por
    Vetusta "La torre de la catedral, poema romántico de piedra, delicado himno, de dulces líneas de belleza muda y perenne, era obra del siglo diez y seis, aunque antes comenzada, de estilo gótico, pero, cabe decir,…

Cartelera

Cine clásico

  • "Un mundo perfecto" (Clint Eastwood, 1993)
    Escrito por
    "Un mundo perfecto" (Clint Eastwood, 1993) El particular y acerado estudio sobre la violencia en América que Clint Eastwood viene realizando desde que dirigió su primera película Escalofrío en la noche (Play Misty for me, 1971), incluso desde mucho antes con…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1