graciasportadadefesq

Esto de revivir el pasado mítico lo tiene el cómic muy bien resuelto. Así lo comprobamos en este excepcional recorrido por una historia, la de los Dalton, que ha pasado a ser leyenda del western. La trama, a todos los efectos, la inventó el superviviente de las correrías que aquí se cuentan: Emmett Dalton (1871-1937), forajido y miembro de la partida de cuatreros que se dio a conocer como el Dalton Gang, o entre nosotros, la banda de los Dalton.

1876... Ese es el año en que los Estados Unidos de América cumplen su primer centenario como nación, y también es la fecha de la muerte de dos hombres eternamente vinculados a la leyenda del western: el general George A. Custer, masacrado junto al mítico Séptimo de Caballería de Michigan en la batalla de Little Big Horn, y Wild Bill Hickok, mítico pistolero asesinado por la espalda en un salón de Deadwood.

Cuando George Roy Hill filmó Dos hombres y un destino (Butch Cassidy & the Sundance Kid, 1969), los delincuentes encarnados por Paul Newman y Robert Redford no eran unas figuras relevantes dentro de la historia del oeste norteamericano.

Los legendarios rangers de Texas

Los rangers hacen cumplir la ley y el orden en Texas desde 1823. En la actualidad, los Texas Rangers forman una división policial del Texas Department of Public Safety.

El Oeste según Dorothy M. Johnson

El lector reconocerá estos tres films como obras maestras del western: El árbol del ahorcado (1959), El hombre que mató a Liberty Valance (1962), probablemente la última gran cinta del maestro John Ford, y Un hombre llamado caballo (1970).

En 1951, Henry Hathaway dirigió El correo del infierno (Rawhide), uno de los westerns más tensos jamás creados. La película es brillante un ejercicio de suspense extremo y gran violencia (para los estándares de aquella época) donde unos bandidos desalmados secuestran una parada de diligencias a la espera de robar un cargamento de oro, haciendo sudar tinta a Susan Hayward y a Tyrone Power.

"El cazador de las llanuras", de Karl May

A la manera de Salgari, Karl May brindó a los europeos de varias generaciones un sinfín de fantasías exóticas en las que cada aventura venía a ser un soplo de libertad. De su extensa bibliografía, lo que mejor ha perdurado han sido sus novelas del Oeste: un Far West germánico, animado por todos esos tópicos de la frontera que tanto fascinaron a los alemanes del XIX.

Al oeste del mito. 50 wésterns básicos

Los wésterns, películas del Oeste, de vaqueros, de indios... llámense como se llamen, llevan muchas décadas viviendo en un extraño estado de muerto viviente.

Un nuevo wéstern llega a las pantallas. En esta ocasión, si manejáramos los estereotipos ‒cosa que no nos gusta hacer por aquí‒, podríamos hablar de un wéstern “femenino” tanto por el protagonismo de una mujer como por una historia más centrada en los sentimientos que en la acción.

Que una película de serie B sobre cavernícolas antropófagos en el Oeste haya logrado tan buenas críticas es algo que, en otros tiempos, hubiera resultado difícil de creer. ¿Es Bone Tomahawk tan buena como dicen, o es que actualmente ya nos damos con un canto en los dientes si una cinta no es un total desastre?