logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: Madrid, España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

Buenas vibraciones

Son las que sentimos en cuanto conocimos a la Dra. Carol Queen, que nos recibió con los brazos abiertos frente a las puertas del Antique Vibrator Museum que dirige en San Francisco, continuando entusiásticamente la labor de su fundadora Joani Blank. Joaquín, un amigo de Málaga, nos sugirió salirnos del circuito convencional turístico para detenernos en uno de esos lugares, fuera de ruta, que merece la pena visitar. ¡Y tanto que lo merece!

¡Sexo!

La simple palabra trae a nuestra mente imágenes candentes: pieles bronceadas, cuerpos perfectos, miradas llenas de deseo, una pareja haciendo el amor. Pero, ¿qué pasa cuando se mezclan sexo y ciencia? Cuando, en la clase de biología, se aborda el tema del sexo, suele ser desde un punto de vista científico y aburrido: en vez de placer, orgasmos y romance, se habla de hormonas, fecundaciones y cromosomas.

¿Orgasmos inútiles?

Los científicos a veces hacen preguntas extrañas, como la que titula esta colaboración. Parecería tonto preguntar para qué sirve el orgasmo... al menos, el masculino. Y es que en los hombres el reflejo orgásmico está ligado a la eyaculación (aunque no necesariamente). En otras palabras, desde el punto de vista biológico el orgasmo masculino es indispensable para que exista la fecundación; sin él, la reproducción sería imposible.

Llega a los cines la segunda entrega de Nymphomaniac, la última película del director danés Lars Von Trier. Los expertos tienen claro que la ninfomanía no es un trastorno psiquiátrico y tampoco lo es la adicción al sexo. Sin embargo, hay pacientes que buscan ayuda médica porque su compulsividad sexual les hace infelices.

Fue Showtime el canal que se hizo con los derechos de un apasionante libro de Thomas Maier, publicado en 2009: Masters of Sex: The Life and Times of William Masters and Virginia Johnson, the Couple Who Taught America How to Love, la biografía de dos pioneros de los estudios sexuales, William Masters y Virginia Johnson. El resultado es un drama ambientado en los años cincuenta y sesenta, con los prejuicios en torno a la sexualidad como eje de la narración.

La señora Catherine Millet ha conseguido con su libro La vida sexual de Catherine M., (en traducción de Jaime Zulaika lo ofrece Anagrama de Barcelona) vender 300.000 ejemplares en Francia y versiones a veinte lenguas.

"El sexo y el espanto", de Pascal Quignard

El sexo y el espanto, Pascal Quignard. Traducción de Ana Becciu. Minúscula, Barcelona, 2005, 240 pp.