logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

España, 1914

Fue famoso el tópico de que España eludió ambas guerras mundiales. En parte, se lo derogó al considerar que la guerra civil fue una suerte de primer episodio de la segunda. Pero queda en el aire considerar en qué medida, oblicua pero efectiva, la llamada en un principio Guerra Grande o Guerra Europea no ocurrió asimismo en España.

El 28 de julio de 1914 se conmemora el centenario del estallido de la Primera Guerra Mundial. Como era de prever, comienzan a abundar las novedades editoriales relativas al conflicto, y ese repertorio, adquiere un especial interés Guerra, la novela de no ficción de Ludwig Renn.

Los escritores y la guerra

Con el centenario de la guerra mundial proliferaron los libros y artículos sobre diversos temas, especialmente los colaterales. Uno de ellos fue el de los escritores y el conflicto. Frondosa fue la literatura generada por el hecho, fuera en obras donde se señalaban sus atrocidades –Barbusse, Martin Du Gard, Remarque– o donde se ensalzaban las virtudes de los combatientes y la grandeza de la patria vencedora o derrotada, en este caso, toda la Frontlitteratur alemana. Reflexiones a pie de las batallas tampoco faltaron, según vemos en los diarios de Stefan Zweig y en Consideraciones de un apolítico de Thomas Mann, una elegía indirecta por la Alemania guillermina.

Showcase As Enemigo

Primera Guerra Mundial, la última guerra entre caballeros. En los cielos, el triplano escarlata del Barón alemán Hans von Hammer derriba uno tras otro los aviones enemigos trazando la coreografía macabra de un ballet de fuego y muerte. “El Martillo del Infierno”, como también llaman a von Hammer, es una máquina de matar perfectamente engrasada al servicio de sus superiores. Pero para el As Enemigo, basado en la figura histórica del Barón Rojo, hay algo por encima del deber: el honor.

El hombre cuya intuición cinematográfica más admiro en el mundo se llama Steven Spielberg y acaba de estrenar una nueva película. En estos días en los que estamos hasta arriba de tanto celuloide inútil y tanto trucaje pirotécnico, una cinta como War Horse es un bálsamo que nos recuerda aquel tiempo en el que Hollywood vendía magia, inocencia y noble espectáculo.

"Caballo de batalla", de Michael Morpurgo

  Caballo de batalla es ya un clásico en Inglaterra donde lleva más de 400.000 ejemplares vendidos. Además se han vendido los derechos de publicación a más de 25 idiomas.



La película está inspirada en una historia real acontecida durante la Gran Guerra, el día de Nochebuena de 1914, en varias zonas del frente.



Durante el rodaje de Orgullo y Prejuicio, Tim Bevan, productor y copresidente de Working Title, se dio cuenta de que Joe Wright era uno de los directores noveles con más talento que había conocido y, deseoso de no perderle, empezó a buscar otro proyecto para él.