graciasportadadefesq

Bienvenidos al hogar

En la literatura inglesa abundan las chimeneas y los fantasmas. Arrellanados en un confortable sillón, junto a un alegre fuego, es grato leer, narrar o escuchar historias de miedo hasta que sentimos que, en contraste con el placentero calor que nos acaricia el rostro, unos dedos helados nos rozan la nuca.