No te muevas, no respires

En esta ocasión, nos vamos al cine. 
Ya en sus orígenes, este hubo de beber en las fuentes del teatro, de la pintura, de todo tipo de documentos gráficos y de los espectáculos visuales que lo acompañaron y, en algunos casos, precedieron. Menospreciado en aquellos primeros tiempos como un entretenimiento “vulgar”, no es extraño que se produjesen intentos de “dignificarlo” a través de las referencias artísticas. Un ejemplo muy claro es el que ofrecen las películas realizadas por Ferdinand Zecca para la compañía Pathé.



El pintor Valdés Leal, Enrique Martínez Miura, Kutxa Fundación, San Sebastián, 1996, 415 páginas.