logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

Mary Shelley retomó el género de ficción futurista con El último hombre, cuya acción la autora sitúa entre los años 2070 y 2100. La mayor parte de la historia es un relato romántico muy del gusto de la época, donde se narra en primera persona la historia del ascenso y caída de las fortunas de un grupo de amigos, un melodrama dominado por los sentimientos encendidos y la idealización de conceptos como el amor, el patriotismo o la devoción filial.

"El familiar", de Joseph Sheridan Le Fanu

Lo más peculiar en las obras de Le Fanu deriva de nuestra reacción ante su reflejo de lo inconcebible. Con la incertidumbre de ignorar si sus horrores son o no sobrenaturales, nos adentramos en ellos aceptando esa fatalidad que siempre implica el género gótico.

Shirley Jackson es considerada una de las precursoras del terror moderno. No en vano, autores de la talla de Stephen King y Richard Matheson no ocultan cuánto les influyó en sus trabajos. Jackson es especialmente recordada por su relato La loteria y por su novela La maldición de Hill House. Ahora la editorial Minúscula recupera Siempre hemos vivido en el castillo (We Have Always Lived in the Castle, 1962), un libro que está lejos de ser una obra maestra, pero que nos brinda una lectura original y fresca.

Siguiendo la tradición de la novela decimonónica (del feuilleton a las truculencias góticas o las emociones de las sensations novels), José C. Vales (Zamora, 1965) teje un relato de complejas relaciones personales en el que no siempre lo más relevante se encuentra en el lado fantasmagórico y espectral de la historia.

La literatura gótica... Al hablar de este tema, parece que va a iluminarse el logo de la Hammer y que se va a desplegar ante nosotros toda la panoplia del género: castillos de un tenebrismo medieval, damas de luto y con candelabro, villanos que bailan bajo la batuta de Lucifer, bandidos italianos o españoles, monjes convencidos de que el satanismo es una virtud y esa luna llena que siempre delata la llegada de la muerte.

"Jane Eyre", de Charlotte Brontë

Magníficamente escrita, con un acierto que preside todo su desarrollo, Jane Eyre es un romance gótico que tiene asegurada la inmortalidad por muchas razones.

Crítica de "Jane Eyre" (2011)



 
Desde los tiempos del cine mudo Jane Eyre, la emblemática novela de Charlotte Brontë –publicada en 1847 bajo el pseudónimo de Currer Bell–, ha sido adaptada profusamente al celuloide. Una de las versiones más famosas fue, sin duda, la de 1943. Dirigida por Robert Stevenson y protagonizada por Joan Fontaine y Orson Welles, Alma rebelde sigue siendo –aún hoy– una de las interpretaciones más notables del original literario.

En Rusia, durante la edad media, la princesa Ada es acusada de prácticas de brujería. Para purgar su alma, Ada y su amante son ejecutados en la hoguera y sus rostros permanecerán cubiertos con una máscara repleta de afiladas púas.

"La puerta de Audrey", de Sarah Langan

Una arquitecta de 35 años, Audrey Lucas, se muda a un nuevo apartamento en Manhattan.

William Beckford (1759–1844), perfecto prototipo del millonario excéntrico del prerromanticismo inglés, ha pasado a la historia de la literatura por su nouvelle gótico–oriental Vathek, que en su tiempo gozó de una notoria celebridad –Byron la llamaba «mi biblia»– y que más de cien años después los simbolistas rescatarían justamente del olvido.