¿Neurofelicidad o neurotimo?

Estoy sentada en una playa, sola. El sol brilla y el sonido de los pájaros se entremezcla con el romper de las olas. Una voz suave y amable me pide que me concentre en mis exhalaciones y que trate de dejar mi mente en blanco. “Siente cómo tu respiración fluye por tu cuerpo. Siente el contacto de tu cuerpo con la superficie. Sin cambiar nada”, repite una y otra vez.

«Los consumidores no saben lo que quieren hasta que se lo mostramos». Se puede leer con una mezcla de asombro y perplejidad este aforismo atribuido a Steve Jobs y que resume el objetivo del neuromarketing. Si dicen que el marketing tradicional busca la mejor forma de satisfacer las necesidades de los consumidores, el neuromarketing aborda este objetivo desde el punto de vista de Jobs y propone estudiar el funcionamiento del cerebro en las decisiones de compra, sobre todo de la parte no consciente, aquella que no podemos expresar de forma racional.

Este libro de la neuróloga Suzanne O’Sullivan está impregnado de inteligencia y humanidad. En sus páginas, la autora desgrana con gran soltura literaria una serie de relaciones personales y profesionales: las que se establecen entre ella y una serie de pacientes cuya característica distintiva es la enfermedad psicosomática

En su libro La evolución del amor, Gerald Hüther retrata la historia evolutiva y cultural del ser humano desde la creación, la cooperación y la unidad. Este profesor de Neurobiología en la Universidad de Gotinga (Alemania), que ha asesorado en temas científicos a Angela Merkel, explica que la selección natural no se rige solo por la competencia, sino también por el amor, que nos mantiene unidos a la naturaleza y a los demás.

Las fuerzas desplegadas en el ámbito de la tercera cultura ‒esa corriente, apadrinada por John Brockman, que concilia ciencias y humanidades‒ han dado lugar a un buen puñado de obras en las que el mestizaje de saberes logra seducir a todo tipo de lectores.

Mientras entrevisto el economista Álvaro Fernández (Bilbao, 1973) en Washington DC para este artículo, estoy al mismo tiempo escuchando sus respuestas, intentando que no se me olvide la siguiente pregunta, recordando que debo avisar a un amigo de que llegaré tarde… y atento a varios otros pensamientos que van apareciendo por mi cabeza.

¿Cuántas Tierras cabrían en el Sol? (1) Es la típica pregunta que te toca cuando estás jugando al Trivial. La que te falta para conseguir el escurridizo quesito verde y ganar la partida. Por más que piensas no consigues dar con la respuesta, mientras notas cómo en tu cabeza algo no deja de crecer: la curiosidad.

¿Qué es secleb?

Este artículo está dedicado a secleb, una idea que nació en el weblog Mundo flotante.

Conocemos porque conocemos

El cerebro de cualquier persona adulta contiene más cosas de las que puede manejar.

Cambiar de tema para aprender mejor

Según ciertas investigaciones, la mejor manera de aprender algo es estudiándolo y luego yéndose a dormir. De este modo, según parece, se fijan mejor los conocimientos.