Trestesauros500

Marilyn Monroe, Robert Kennedy, Janis Joplin, Sharon Tate, Natalie Wood, William Holden, John Belushi y otros cuerpos presentes en la mesa de disección desvelan los enigmas de sus últimos trances.

"Cinco horas con Mario", de Miguel Delibes

Aclamado por crítica y lectores, este monólogo interior de una mujer, Carmen, durante el velatorio de su esposo, figura entre las piezas más difundidas del repertorio de Miguel Delibes, tanto en su versión original, en forma de novela, como en su posterior traducción al lenguaje teatral.

El concepto de inmortalidad, ejemplarmente explorado por Alejandro Navarro Yáñez en este magnífico libro, se nos antoja fascinante. Sobre todo, desde el punto de vista de aquellos lectores que recorremos estas páginas con unas cuantas décadas en la mochila.

La mayoría de nosotros relacionamos la fotografía post mortem con una costumbre de otras culturas, de otros países. Lo percibimos como una práctica lejana, que se realizaba fuera de nuestras fronteras. Nada más lejos de la realidad, nuestros fotógrafos también realizaban este tipo de retratos.

A medio camino entre el folklore y la esfera sobrenatural, se arraiga en México la tradición del Día de Muertos. El acervo cultural mexicano incorpora en esta festividad elementos de su más lejana historia. De hecho, la identidad prehispánica de esta costumbre queda fuera de duda, al igual que su influencia en las más diversas expresiones artísticas. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la fiesta del Día de Muertos goza de un extraordinario vigor. No es algo casual, pues en ella se depositan algunos de los símbolos arquetípicos de la nación.

La Muerte

La Muerte, esa señora tan Catrina y elegante que concibió Posada y popularizó Rivera, está siempre presente en la cultura de los mexicanos. Y sobre todo en noviembre, a través de costumbres y ritos milenarios (altarespanes de muerto) o recientísimos (desfiles surgidos a raíz de una película de James Bond).

Cómo veo mi muerte

En la revista El Ciervo, me pidieron que escribiera un breve comentario acerca de cómo veo mi muerte. Se publicó en abril de 2007. Mi padre también escribió cómo veía él su muerte, pero no he podido encontrar su artículo.

¿Recuerdan Línea mortal (Flatliners)? No se preocupen, casi nadie lo hace. Más allá de la presencia de una recatada Julia Roberts en pleno auge y de Kiefer Sutherland soltando la célebre frase cheroqui “Es un buen día para morir”, aquel film de 1990 no se cuenta entre lo más memorable del director Joel Schumacher.

Todo el mundo ha oído hablar del análisis postmortem, un trabajo de forenses que aparece una y otra vez en todo tipo de series de televisión y en novelas policíacas. Pero no son muchos los que conocen el análisis premortem.

La escritura y la muerte

En 1982, cuando los computadores estaban los comienzos de su prodigioso desarrollo posterior, Walter Ong publicó su gran libro Oralidad y escritura, una de las más estimulantes investigaciones acerca de las diferencias entre el mundo oral previo a la escritura, el de la escritura y el que se inició con la imprenta.