graciasportadadefesq

"Mítica o científica, la representación del mundo que construye el hombre se debe siempre en gran medida a su imaginación" (François Jacob)

Esa gente extraña

Los bestiarios medievales nos proporcionan grandes alegrías. ¡Son tan bellas e imaginativas las criaturas que los habitan! Animales, en muchos casos, pero también seres híbridos en los que se entrevera lo humano y lo animal.

Elogio del monstruo gigante

Monster movie, monster film, creature feature o kaiju eiga... Es verdad que son muchas las etiquetas con las que nos referimos al cine de monstruos gigantes y de humanos minúsculos. Desde que en 1925 Willis O'Brien rodó El mundo perdido (The Lost World), se ha ido enriqueciendo una nómina de producciones que comienza con King Kong (1933) y llega hasta Pacific Rim (2014).

Antes de esta, otras muchas películas han reflejado la pasión destructiva de Godzilla. El tema principal de la saga es fácil de resumir: una bestia antediluviana, nacida de la pesadilla atómica japonesa, sembraba el caos en los primeros filmes, y luego, en una larga lista de secuelas, empezó a enfrentarse a otros leviatanes, defendiendo tangencialmente a la humanidad.

"¿Debemos prestar atención a una mal establecida tesis sobre la violencia —que se basa en la filosofía determinista [biologicista] y atribuye la responsabilidada la víctima— o debemos tratar de eliminar primero las condiciones opresivas que originan los ghettos y destruyen la mente de sus desempleados?." Stephen Jay Gould

Celuloide de ocho patas

En esta sofisticada época de terrorismos digitales y peligros electrónicos, lo cierto es que todavía existe gente que se subiría un camión de Al Qaeda si en el suelo hubiese una tarántula.

Crítica de "Pacific Rim" (2013)

A Guillermo del Toro le encanta la subcultura japonesa de monstruos y robots gigantes. O como dicen por allí, los mecha y los kaiju. Se trata de un catálogo de ficciones realmente descomunal, que abarca cómics, películas y teleseries, y que comenzó a consolidarse en los años cincuenta, gracias a la saga Godzilla. Ahora, con un presupuesto ciclópeo, el realizador mexicano traduce ese género a su manera, en una cinta que conviene analizar con tacto.

El cine de terror alumbrado en los últimos cuarenta años es una pieza más de esa compleja y difusa maquinaria que es el arte contemporáneo y, más concretamente, el postmoderno. La especial relevancia que lo corporal ha adquirido en este género durante dicho período constituye el principal punto de conexión entre éste y su contexto artístico. Ilustrar dicha vinculación a partir de un fenómeno temático e iconográfico concreto, el del cuerpo entendido como habitáculo del monstruo, es el propósito de este trabajo.