Trestesauros500

La seda de la mariposa nocturna Antheraea pernyi nos invita a descubrir sorprendentes detalles de la historia de la sericicultura en nuestro país. A partir de una caja entomológica que se exhibe en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), seguiremos el rastro del gusano de seda del roble hasta Mallorca y el asentamiento de la especie en la isla.

La esfinge de la muerte prefiere robar la miel de los panales a libar el néctar de las flores. Es el único lepidóptero capaz de emitir un sonido que podemos percibir los humanos. En la cultura popular se considera un insecto de mal agüero. Ha llamado la atención de pintores como Salvador Dalí, cineastas como Luis Buñuel y Jonathan Demme, y escritores como Edgar Allan Poe y Bram Stoker, el autor de Drácula. Para verla sólo tienes que visitar el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC).

El descubrimiento de esta mariposa nocturna en 1848 causó una verdadera conmoción entre los entomólogos europeos. Durante más de un siglo fue una pieza codiciada por científicos y coleccionistas, que no dudaban en viajar a España para intentar capturarla. En el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) se conserva una de las mejores colecciones de la mariposa isabelina (Graellsia isabelae), que durante mucho tiempo fue considerada un endemismo de España.

El uso medicinal de las aceiteras, coleópteros del género Berberomeloe, permitió su integración en la cultura de los primeros pueblos de la península ibérica, según un estudio de investigadores del CSIC. Aunque estos insectos, cuya utilidad todavía se recuerda en las zonas rurales, ya estaban en este territorio desde mucho antes.

Conocido en todo el mundo por su uso en la medicina popular, este bello insecto ya atrajo la atención de personajes como Plinio e Hipócrates. También aparece en la literatura en obras de autores como Gabriel García Márquez o el británico Roald Dahl.

El Museo Nacional de Ciencias Naturales es una institución pública y como tal está abierta a la sociedad. Particulares, entidades y empresas recurren con frecuencia al MNCN para solventar dudas, realizar consultas. Y el Museo responde. Iniciamos con esta sección el anecdotario de las consultas más interesantes.

16 de abril de 1833. Un oficio del ministro Cea Bermúdez dirigido a la Junta de Protección del Museo comunica el deseo de la Reina María Cristina de aclimatar y multiplicar en los Reales Sitios una “mosca luminosa” muy común en Nápoles, la tierra de origen de la monarca.

A los seis años fue evacuada a la Unión Soviética junto con su hermano y otros "niños de la guerra". Allí vivió las penurias de la Segunda Guerra Mundial, se licenció en Biología y pasaron 19 años hasta que pudo regresar a España y reencontrarse con su familia.

Grana cochinilla

Grana, guinda, carmín, púrpura, carmesí… los nombres del color que nuestros ojos y cerebros interpretan como “rojo” son muy variados. Y la historia del color rojo, como la de otros colorantes, además de ser fascinante, ha estado desde siempre ligada a la de la química.

Mandíbulas de trampa

"¿Qué hay que sea más hermoso que una hormiga? Sus líneas son curvadas y depuradas, su aerodinamismo, perfecto. Toda la carrocería del insecto está estudiada para que cada miembro encaje perfectamente en el lugar previsto a este efecto. Cada articulación es una maravilla mecánica. [...] Nada rechina, no hay ni un roce" (Bernard Werber, Las hormigas)