logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

Daguerrotipos

El 7 de enero, de 1839, François Arago presentaba el daguerrotipo como una novedad ante la Academia de Ciencias de París. España se agregó precozmente al invento, pues el primer ensayo se hizo el 10 de noviembre siguiente, en Barcelona. El 18 se “daguerrotipó” el Palacio Real madrileño, pero la pieza se ha perdido.

Tierra y cielo

La mancha azul del cielo ha descrito una línea sobre la tierra inerte. El fondo de la mina se ha apagado, se ha vuelto un imposible, un eco peregrino que no revela nada. Se han muerto las pasiones.

Fotografía: S/T, 2014 © Chema Madoz, VEGAP, Madrid 2015. PHotoEspaña 2015

Imagen superior: Nadav Kander, Fengjie III (Monumento al Progreso y la Prosperidad), municipio de Chongqing, 2007 © Nadav Kander. Cortesía de Flowers Gallery.

No te muevas, no respires

En esta ocasión, nos vamos al cine. 
Ya en sus orígenes, este hubo de beber en las fuentes del teatro, de la pintura, de todo tipo de documentos gráficos y de los espectáculos visuales que lo acompañaron y, en algunos casos, precedieron. Menospreciado en aquellos primeros tiempos como un entretenimiento “vulgar”, no es extraño que se produjesen intentos de “dignificarlo” a través de las referencias artísticas. Un ejemplo muy claro es el que ofrecen las películas realizadas por Ferdinand Zecca para la compañía Pathé.

El espectáculo de la violencia

La guerra, las revoluciones y sus protagonistas ocupan un destacado papel en los espectáculos ópticos, los gabinetes de figuras de cera y las tablas teatrales.

Del 27 de junio al 7 de septiembre de 2014 podrá visitarse, en las salas de exposiciones de Fundación Mapfre (Paseo de Recoletos, 23, Madrid), la muestra Henri Cartier-Bresson que recorre la larga carrera de este gran fotógrafo, uno de los más importantes del siglo XX.

El realismo pictofotográfico

El cuadro La novia en el fotógrafo, de Pascal Dagnan-Bouveret fue presentado en el Salón de París de 1879. La primera impresión que uno se lleva al contemplar hoy en día el cuadro es que se trata de una escena típicamente burguesa en la que dos novios posan en el taller de un fotógrafo el día de su boda.

Sofía Santaclara (Oviedo, 1970) representa con nitidez los ideales estéticos de la fotografía entendida como un arte poético y sugerente. Con un profundo sustrato cultural en su obra, Santaclara se mueve cómodamente entre el simbolismo y el surrealismo, tanto por la imaginación de sus metáforas como por el embrujo que desprenden sus composiciones.

La biblioteca del diablo

Como podrá comprobar todo aquel que observe con detenimiento esta imagen, en los anaqueles de la biblioteca infernal se ordenan escrupulosamente los cráneos de notorios pecadores. Es curioso, porque si a un bibliófilo le hablamos del infierno, pensará de inmediato en ese armario o estante cerrado en el que los libros prohibidos, por lo común ejemplares de literatura libertina, aguardaban a un lector de confianza.