graciasportadadefesq

Lo auténticamente falso

Las falsificaciones e imitaciones suelen conmover las más lucidas tardes en las salas de remate y anticuarios. La diferencia de precio entre lo auténtico y lo inauténtico es enorme y, en ocasiones, difícil de establecer.

Vuelvo con Manuel Vicent y sus Mitologías, un recorrido alternativo por la historia de la creación literaria y artística del siglo XX a través de los perfiles biográficos de músicos, escritores, cantantes… Llama la atención uno que vivió a costa de alguno de ellos. Qué mejor manera que vivir de los réditos que pertenecen a otros. Nada mejor, por tanto, que copiarlos. O peor aún, falsificarlos. Algo que de extraño no tiene nada porque, como se ocupa de recordarnos el propio Vicent, hasta el mismísimo Miguel Ángel lo hizo cuando llegó a vender al papa Julio II como esculturas griegas algunas que él mismo había esculpido de su propia mano. Sin embargo, con el tiempo, y en este caso, fue el Vaticano, como siempre, el que salió ganando.

Elmyr de Hory: Proyecto Fake

Elmyr de Hory fue uno de los grandes falsificadores de obras de arte de la historia. Se dice de él que llegó a pintar más de mil cuadros, que fueron expuestos en museos de todo el mundo, bajo la firma de Picasso, Modigliani o Degas, entre otros. Nacido en Hungría, a lo largo de su trayectoria empleó diversos nombres en su afán por no dejar huella (Dory Boutin, Elmyr von Houry, Herzog, L. E. Raynal, Louis Nassau…). Hory residió 16 años en Ibiza, donde acabó sus días tras una vida llena de engaños, lujo y experiencias insólitas.



La trama de Atrápame si puedes puede parecer un poco exagerada incluso para Hollywood si no fuera por el hecho de que se basa en una historia verdadera. “Lo que ocurre en la vida real es, a veces, mucho más fascinante que lo que uno pueda inventar”, comenta Leonardo DiCaprio, el actor que interpreta a Frank W. Abagnale Jr., el protagonista de la historia.