graciasportadadefesq

En lo que llevamos de siglo, los zombis han pasado de ser “propiedad” de los aficionados al cine terror a convertirse en un producto de consumo general. El éxito de la adaptación televisiva del cómic The Walking Dead, las “marchas zombi” (zombie walk), la avalancha de comedias zombi a raíz del éxito de Shaun of the Dead (Edgar Wright, 2004), glamourosas muñecas infantiles zombi, videojuegos, monólogos zombi (!)... todas estas cosas y alguna más han “democratizado” a los zombis, y de paso han terminado por cansar un poco.

La India en llamas (North West Frontier / Flame Over India, 1959) es un clásico ejemplo del cine británico de aventuras, rodado en suntuoso CinemaScope por el artesano J. Lee Thompson poco antes de emprender su carrera en Estados Unidos.

Pánico en el Transiberiano (Horror Express) es una de las cumbres del cine de terror español, y sin duda puede considerarse una película de culto. Al talento mostrado por su realizador, Eugenio Martín, hay que añadir el atractivo guión de Arnaud d'Usseau y Julian Zimet, y las interpretaciones de Christopher Lee, Peter Cushing, Telly Savalas y Alberto de Mendoza.


El maquinista de la general, como bien indica su título, es un homenaje musical y audiovisual a los trenes, en especial al tren como vehículo de expresión, de vivencias, de canciones.



Jeanne (Emilie Dequenne) vive en una casa en las afueras junto a su madre Louise (Catherine Deneuve). Las dos mujeres se llevan bien. Louise se gana la vida cuidando de niños mientras Jeanne busca trabajo sin mucha convicción.



El tren de Zhou Yu es la segunda colaboración entre Gong Li, la actriz más famosa de China y ganadora del premio a la Mejor Actriz del Festival de Cine de Venecia, y Sun Zhou, el aclamado autor de Breaking the Silence (1999).



Una ciudad ni grande ni pequeña. Una estación al final del día. Un tren se para y baja un hombre, un tipo solo, que llega a la ciudad por primera vez, se llama Milan (Johnny Hallyday), un hombretón con aire de desencanto y una bolsa de viaje al hombro, tan desgastada como su propietario.



Viaje a Darjeeling (The Darjeeling Limited) proviene de tres intereses de Wes Anderson: los trenes, la India y los hermanos.



La historia de Elmore Leonard, «El tren de las 3:10», publicada por vez primera en 1953 en la Dime Western Magazine, fue trasladada a la pantalla grande cuatro años más tarde, en un largometraje dirigido por Delmer Daves a partir del guión escrito por Halsted Welles.



El talento de Duncan Jones es uno de los más sólidos e inclasificables de la última generación de cineastas británicos. Curiosamente, a pesar de su singularidad, Jones no es un cineasta experimental, sino un seguidor a ultranza del cine clásico y de los géneros populares.