Trestesauros500

Riesgos, sacrificios, proximidad a la muerte... ¿Con qué fin? ¿Quizá para acostumbrarse al peligro y ser admirados por ello? No, sin duda. En realidad, esas tres condiciones ‒por mucho que ahora les sorprenda‒ también sirven para dedicarse a la ciencia.

La antigüedad del universo


Los cálculos sobre la antigüedad del universo ofrecen horquillas de más y menos que, para la medida del tiempo humano, resultan inimaginables.

Pedro Sánchez Ciruelo



Nacido en la localidad zaragozana de Daroca en torno a 1470, y fallecido en Salamanca en 1548, Sánchez Ciruelo fue un ilustre polígrafo, entre cuyos saberes sobresalen la Filosofía, la Matemática y la Astronomía.

Entrevista con Juan Luis Arsuaga

Descubrir una nueva especie humana seguramente cambia muchas cosas en la vida de un paleontólogo. A decir verdad, ése es el caso de Juan Luis Arsuaga, quien tuvo la rara fortuna de agregar a nuestra genealogía una novedad explosiva: el Homo antecessor.

¿Hasta dónde llega la ciencia?

Una de las cualidades más valiosas de la ciencia es su tremendo poder para explorar, desentrañar y explicar el mundo que nos rodea. El conocimiento que produce es extremadamente sólido, y tan confiable que nos permite entender y controlar ese mundo.

Estudiando a los científicos

A pesar de todas las campañas que se hacen para acercar la ciencia al público, y de programas de TV como La teoría del Big Bang, que muestran que los científicos son seres humanos quizá un poco peculiares, pero no tan distintos de cualquier persona, en el imaginario colectivo persiste su imagen como bichos raros: inventores o científicos locos, distraídos, despeinados, que básicamente se encierran en un laboratorio para estudiar cosas extrañas. 

Aunque lamentablemente solo ocurrió en algunos países de Europa, durante la Ilustración muchas mujeres alcanzaron parte del protagonismo que tradicionalmente se les negaba. Además de su relevancia en los salones ilustrados, en esta época también destacaron muchas científicas que trabajaron en especialidades que van desde las matemáticas o la física a la historia natural, la astronomía o la química.

A quienes creen que todo problema es un problema científico y que la ciencia puede resolver cualquier problema, independientemente del campo al que pertenezca, se les llama cientificistas.

Se dice que los niños son “científicos natos”, su enorme curiosidad por todo lo que los rodea, y a su tendencia a preguntar constantemente “¿por qué?”.

En 2016, el político británico Michael Gove, conservador y partidario del Brexit, anunció que la gente en Inglaterra "está cansada de expertos de organizaciones cuyas siglas dicen que saben lo que es mejor, pero que lo hacen rematadamente mal".