graciasportadadefesq

No me resulta difícil situarme en este lugar. Al escribir Fantasmagoría frecuenté algunos de los 182 libros de los siglos XVIII y XIX que pueblan sus anaqueles. Buena parte de los personajes, de los acontecimientos y de los objetos que forman parte de nuestro universo no tienen una presencia visible, pues aunque siguen operando sobre nosotros, tienen forma de grieta en el aire detenido del pasado. Han de ser contempladas mediante lo que Leonardo llama «l'occhio tenebroso» de la imaginación, que se asoma sólo a las «tinieblas» interiores.

“La vida es demasiado corta como para leer un mal libro”. “Pero teniendo en cuenta que se publica un nuevo libro cada treinta segundos, puede hacerse difícil saber por dónde empezar”.

Biblioteca Mágica

Hoy hace un año que Jorge me pidió escribir la introducción de su Biblioteca Mágica. Aún no sabía lo maravillosa que iba a resultar la experiencia. (Escrito el 3/06/2016).

Asiste uno fascinado, como le sucederá a casi cualquier lector, al repertorio que nos ofrece Nuccio Ordine. Un breviario de textos clásicos, comentados por alguien que ha leído mucho y que agradece las lecciones recibidas con una perspicacia y una claridad asombrosas.

El libro que viene

En un mundo de coches y trenes sin conductores, aspiradoras y neveras inteligentes, sensores que rastrean el sueño y el ejercicio, ¿podemos suponer que el libro seguirá siendo igual? La eclosión de la inteligencia artificial o el big data auguran una transformación radical de la forma en que consumimos todo tipo de contenidos culturales. En este momento de cambios e incertidumbres, hacemos un ejercicio de prospectiva y nos aventuramos a predecir el futuro del libro.

Cómo escribir (y cómo leer) más

Stephen King continúa con el asunto de  la relación entre leer y escribir y dice:

Los libros y la sangre

La masacre ocurrida en Virginia [un asesinato masivo que ocurrió en el Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia el 16 de abril de 2007] ya no es noticia. Con todo, un par de datos merecen mi atención porque tienen que ver con la perduración de una de las obras más características de la humanidad: la letra escrita en forma de libro.

Ferias del libro

Con las dos Ferias del Libro (la de Ocasión y la de Novedades) se cierra lo que puede llamarse año editorial español. Entre fines de mayo y comienzos de junio, conforme al refrán madrileño, acaban los imprevisibles fríos primaverales y se instala el calor. En materia de ediciones, calor es sinónimo de playa, es decir de lectura leve y desatenta.

Libros de feria

La feria del libro se instala en un parque del Retiro exaltado por la primavera: las lluvias generosas, el sol implacable, el cielo alto de Madrid despolucionado por el viento, matorrales bajo los arboles, flores. También, familias con niños y curiosos que se asoman a ese mundo del libro.

Ancora imparo. Aún aprendo

Copyright © Ramón Mayrata. Reservados todos los derechos.