Trestesauros500

Papel verde

“Pues cómo ves”, me dijo el editor sin siquiera hacer alusión a nuestra querida revista. Me tendió un libro de no menos de 300 hojas aunque ligero como una pluma. Tenía muy buen aspecto, y no solo por su diseño convencionalmente atractivo o por su tamaño ergonómicamente perfecto, sino por una banda color verde hoja que delimitaba el primer sexto de la portada de arriba hacia abajo. Sustentabilidad, anunciaba el título, tema oportuno y actual, si los hay. Se trataba de una compilación de textos sobre un concepto considerado clave para la supervivencia de la humanidad.

Algunas personas recordarán el libro mortífero de Aristóteles que constituye un elemento fundamental en la trama de El nombre de la rosa, la novela de Umberto Eco publicada en 1980. El ejemplar, envenenado por un monje benedictino loco, causa estragos en un monasterio italiano del siglo XIV, pues mata a todos aquellos que, al leerlo, se lamen la yema del dedo para pasar las páginas envenenadas. ¿Podría ocurrir algo así en la vida real? ¿Envenenamiento por un libro?

En este apasionante viaje fotográfico, Massimo Listri se pasea por algunas de las bibliotecas más antiguas e importantes del mundo para descubrir sus secretos arquitectónicos e históricos.

No me resulta difícil situarme en este lugar. Al escribir Fantasmagoría frecuenté algunos de los 182 libros de los siglos XVIII y XIX que pueblan sus anaqueles. Buena parte de los personajes, de los acontecimientos y de los objetos que forman parte de nuestro universo no tienen una presencia visible, pues aunque siguen operando sobre nosotros, tienen forma de grieta en el aire detenido del pasado. Han de ser contempladas mediante lo que Leonardo llama «l'occhio tenebroso» de la imaginación, que se asoma sólo a las «tinieblas» interiores.

“La vida es demasiado corta como para leer un mal libro”. “Pero teniendo en cuenta que se publica un nuevo libro cada treinta segundos, puede hacerse difícil saber por dónde empezar”.

Biblioteca Mágica

Hoy hace un año que Jorge me pidió escribir la introducción de su Biblioteca Mágica. Aún no sabía lo maravillosa que iba a resultar la experiencia. (Escrito el 3/06/2016).

Asiste uno fascinado, como le sucederá a casi cualquier lector, al repertorio que nos ofrece Nuccio Ordine. Un breviario de textos clásicos, comentados por alguien que ha leído mucho y que agradece las lecciones recibidas con una perspicacia y una claridad asombrosas.

El libro que viene

En un mundo de coches y trenes sin conductores, aspiradoras y neveras inteligentes, sensores que rastrean el sueño y el ejercicio, ¿podemos suponer que el libro seguirá siendo igual? La eclosión de la inteligencia artificial o el big data auguran una transformación radical de la forma en que consumimos todo tipo de contenidos culturales. En este momento de cambios e incertidumbres, hacemos un ejercicio de prospectiva y nos aventuramos a predecir el futuro del libro.

Cómo escribir (y cómo leer) más

Stephen King continúa con el asunto de  la relación entre leer y escribir y dice:

Los libros y la sangre

La masacre ocurrida en Virginia [un asesinato masivo que ocurrió en el Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia el 16 de abril de 2007] ya no es noticia. Con todo, un par de datos merecen mi atención porque tienen que ver con la perduración de una de las obras más características de la humanidad: la letra escrita en forma de libro.