Trestesauros500

Desdoblamiento de la personalidad, moral puritana, represión sexual, hipocresía, asesinato, lujuria, libertinaje y uso de drogas son algunos de los sugestivos ingredientes de El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886), un gran clásico literario escrito por Robert Louis Stevenson del que el cine ha efectuado numerosas relecturas.

Apretadísimos corsés, enaguas de seda roja, sombrillas y sombreros, abrigos de terciopelo, vestidos blancos para coquetear, vestidos rojo sangre para la luna de miel, vestidos verdes para pedir dinero, vestidos negros para mover los pies al ritmo de la música, guantes de finísima gamuza, combinaciones de encaje, mañanitas de suave lana, chalecos bordados…

Spencer Tracy protagoniza la magistral versión de 1941, basada en la fascinante e inteligente historia de Robert Louis Stevenson. Entre sus escenas más memorables, figura un sueño en el que un coche de caballos conducido por Hyde se transforma en la mujer de su vida. Ingrid Bergman y Lana Turner participan en este clásico indispensable.

Las narraciones del escritor L. Frank Baum sobre el mundo de Oz tuvieron un temprano éxito popular que las convirtió en argumentos útiles para el cine. La adaptación más conocida de esos libros es El Mago de Oz (1939), una prodigiosa película de Victor Fleming.