smithPASIONcover

Tercera época - Nº 326

La realidad de los detectives

Existe algo en los detectives que parece conferirles una sensación de realidad mayor que la de otras criaturas de ficción, algo que los hace más capaces de independizarse de sus creadores y ser considerados menos literarios y más reales.

En la timba de Umberto Eco

Cuando muere un famoso, se le apuntan innúmeros amigos íntimos. Evitaré el contagio tratándose de Umberto Eco pero no resisto una pequeña evocación. Recuerdo un par de cursillos suyos a los que asistí, cuaderno en mano, allá por 1970, en la Fundación Di Tella y en la galería Rubbers de Buenos Aires.

Nosotros, los medievales

En 1973, un grupo de intelectuales italianos –Umberto Eco, Furio Colombo, Francesco Alberoni y Giuseppe Sacco– se reunieron en un volumen colectivo estudiando cómo el mundo posmoderno adquiría ciertos rasgos similares a los de la Europa bajomedieval. No se trataba de un retorno sino, quizá, más bien de observar que en el renacimiento de las ciudades europeas a partir de los siglos XI y XII se conformaba, justamente, lo que llamamos modernidad.

El siglo XIX atribuyó al pensamiento medieval la idea de que la Tierra era plana, un mito gracias al cual se demostraba que la era del auténtico conocimiento fue la Modernidad y su ciencia. El siglo XX, en su necesidad de mitos como compensadores de la represión de un inconsciente no tanto ignorado como despreciado, consolidó la mentira como verdad.

Umberto Eco tiene más de cincuenta mil libros en las estanterías de su casa de Milán. Uno siente la necesidad de destacar este hecho, dado que ese grado de refinamiento como bibliófilo ilustra bien las opiniones que tiene sobre internet y las redes sociales. Así, frente al revoltijo incontrolable de prejuicios y obsesiones que conlleva la cultura tuitera, el semiólogo y novelista –firme, incluso combativo– defiende dos saludables actitudes: el sentido crítico y el control de la veracidad.

Los libros suelen recibir elogios unánimes en tanto que instrumentos que ayudan a la cultura, a la paz y al entendimiento entre los seres humanos. Óscar Cabello ha escrito Literatura mortal para demostrarnos lo contrario.

Sentado en la mesa presidencial del Aula Magna del Hospital del Rey, en la Universidad de Burgos, Umberto Eco aguarda a la prensa. Este edificio del siglo XIII es el mismo escenario donde el escritor y humanista italiano va a recibir mañana, 23 de mayo, en un acto solemne, el Doctorado Honoris Causa en Historia Medieval.

"Construir al enemigo", de Umberto Eco

Construir al enemigo es un buen ejemplo de sabiduría enciclopédica puesta a disposición del gran público. El libro reúne unos textos donde Umberto Eco habla de los temas más variados, paseando con desenvoltura entre la literatura, la política y las páginas de las revistas del corazón.

"El nombre de la rosa", de Umberto Eco

Valiéndose de las características propias de la novela gótica, la crónica medieval y la novela policíaca, El nombre de la rosa narra las actividades detectivescas de Guillermo de Baskerville para esclarecer los crímenes cometidos en una abadía benedictina en el año 1327.

"Baudolino", de Umberto Eco

Umberto Eco regresa a la Edad Media con una fascinante historia donde se confunden y entremezclan hazañas prodigiosas e inverosímiles, propias de los libros de caballerías, con andanzas y viajes a países remotos y escenarios desconocidos, un vasto fresco narrativo en el que se conjugan elementos de la novela histórica con otros propios del relato de intriga, de aventuras o del género policíaco.