graciasportadadefesq

En julio de 1957 el festival de Aix-en-Provence puso en escena la mozartiana Così fan tutte. Teresa Berganza asumía su Dorabella. Puede decirse que allí, en vivo, empezó una fulgurante e imparable carrera por el mundo de la lírica para esta curiosa mezzosoprano madrileña que, según puede saberse, no era una debutante en sentido estricto.