Coincidencias en el espacio exterior

En 1982, E.T., de Steven Spielberg se convirtió en la película más taquillera del año. El éxito se renovó en el circuito de los videoclubs. Para homenajear a su amigo y colega, George Lucas publicó un mensaje en la revista Variety donde el pequeño extraterrestre aparecía junto a los protagonistas de La Guerra de las Galaxias.

Hasta el momento, 2016 está siendo un año lamentable en casi todos los ámbitos. Como no es mi intención deprimir a nadie, me limitaré a hablar solamente de uno de esos ámbitos: el cine comercial o, si lo prefieren, los blockbusters.

Quedé apabullado al ver la adaptación que ha hecho Steven Spielberg del clásico de Roald Dahl. Al igual que ocurría con El puente de los espías, nos hallamos ante una película que no se apresura en el desarrollo de su relato. Un relato que gira en torno a la improbable amistad entre una niña huérfana y un gigante soplasueños.

Melvin contra E.T.

En 2008 conocí en Terrassa a una chica llamada Irene, que me contó la historia de un proyecto llamado Melvin contra E.T.

Hace tiempo que Steven Spielberg y Tom Hanks son amigos. Ambos coinciden nuevamente en el thriller de espionaje El puente de los espías ‒que se estrena el 4 de diciembre en España‒, pero su relación se remonta a viejas conversaciones sobre la historia de Estados Unidos que ambos mantuvieron a mediados de los noventa.

Resulta curioso que Steven Spielberg ‒director‒ y los hermanos Coen ‒guionistas‒, en su momento considerados como esenciales representantes del cine moderno y renovador, acaben portando la llama del Hollywood más clásico con esta película, un film adulto ‒que no aburrido‒, bien hecho, elegante y ajeno a las modas.

Dicen que la idea se le ocurrió a Bob Gale mientras visitaba a sus padres en St. Louis, Missouri. Al descubrir los anuarios estudiantiles de la familia, le dio por pensar qué habría ocurrido si hubiera coincidido en la misma clase con su padre.

No es difícil lograr que el público se aterrorice ante la visión de un loco que tortura y mata a algún desgraciado. O causar pesadillas mostrando a una dulce niña poseída por un demonio que la transforma en un monstruo. Lo que sí es difícil es conseguir que mucha, MUCHA gente adquiera una fobia nueva y absurda a la “niebla” de la televisión sintonizada en un canal sin señal.

La edad de oro de Amblin

Hasta hace relativamente poco, los años ochenta eran mirados por encima del hombro e incluso despreciados por los cinéfilos de pro y la crítica sesuda. Sin embargo, los que tuvieron la suerte de ser niños en aquella década no cesan de mitificar el cine infantil y juvenil de entonces.

La vida para el ser humano ha empezado en el mar y muchas veces ha acabado en él. En el imaginario de multitud de civilizaciones antiguas, el agua es símbolo del origen de la vida, pero también un lugar lleno de peligros.