Trestesauros500

Juana, Sofonisba e Isabella

De pie, hierática, vestida íntegramente de negro, excepción hecha de la cofia blanca propia de viuda, la joven mujer apoya su mano izquierda sobre una niña, lujosamente ataviada, mientras que su mano derecha, enguantada, sostiene un abanico.

El ocaso de Sofonisba

En el British Museum londinense se conserva el cuaderno de campo que el flamenco Anton van Dyck escribió durante su viaje italiano. Un viaje en el que, entre otros artistas consagrados, visitó a la entonces nonagenaria Sofonisba Anguissola.

La Gentileschi es una de las tres únicas pintoras mujeres con obra expuesta en el Museo del Prado. Las otras dos son Sofonisba Anguissola, mi idolatrada Sofonisba, y la flamenca Clara Peeters.

Sofonisba Anguissola, mi pintora favorita, es la autora de los retratos más destacados de la familia de Felipe II.

Una de las pintoras más injustamente desconocidas del siglo XVI es la italiana Sofonisba Anguissola. [Primera acotación: sí, he dicho bien, pintora, acabado en a, femenino singular. Lejos de mí el reclamo feminista: quienes me conocen saben que no transito por esas sendas del buenismo bienpensante propio de nuestra sociedad aborregada, dispuesta a enarbolar banderas a poco que les den un palo por donde agarrarlas. Mi único objetivo al resaltar su género es aclarar que la historia no es exclusivamente masculina y este artículo es el ejemplo más evidente].