graciasportadadefesq

Quizá haya transcurrido ya el suficiente tiempo como para poder afirmar que 2009 fue un año excelente para la ciencia ficción cinematográfica. En ese periodo de doce meses se estrenó un buen número de películas del género, que destacaron no sólo por ofrecer una notable calidad, sino por su diversidad temática: Moon, Avatar, Watchmen, La carretera, Distrito 9, Los sustitutos, Pandorum, Más allá del tiempo, 2012, Splice: experimento mortal, Señales del futuro, Daybreakers, Terminator Salvation, Las vidas posibles de Mr. Nobody, Astro Boy, Preguntas frecuentes sobre viajes en el tiempo, Push…

Star Trek (1966–1969) es hoy un clásico del género. Aunque en su emisión inicial no disfrutó de un gran éxito y fue rápidamente cancelada por la cadena, creció hasta convertirse en algo verdaderamente grande, un fenómeno multimedia e intergeneracional que ha propiciado cuatro series de televisión, once películas e incontables productos derivados, desde fan fiction hasta merchandising pasando por cómics, novelas, videojuegos…

Lo mejor de Ready Player One no es que Spielberg mejore el planteamiento ideado por Ernest Cline en su novela. O que, de cuando en cuando, reavive ese estilo entrañable y desenfadado que ya disfrutaron los niños y jóvenes de otro tiempo en sus primeras producciones para el sello Amblin. En absoluto. Lo mejor está en su modo de narrar. Que siga siendo el Spielberg de siempre, capaz de convertir cualquier historia en un relato único.

Lo que distingue a esta nueva entrega de Star Trek es un optimismo asumido sin ningún esfuerzo. En más de un sentido, la película es una aventura clásica, ambientada en un escenario galáctico que nos demuestra cómo los sueños de la humanidad pueden hacerse realidad.

Estoy casi seguro de que, antes de comenzar el rodaje, los creadores de esta nueva entrega de Misión imposible se sentaron para ver Con la muerte en los talones y un par de clásicos de James Bond.

Han pasado casi diez años desde que Edgar Wright y Simon Pegg se ganaron el amor del público y la crítica con Shaun of the Dead (Zombies Party), brillante combinación de zombis y comedia costumbrista donde todo –guión, actores, realización, montaje y hasta efectos especiales– funcionaba a la perfección.



El veterano John Landis nos ofrece esta comedia negra, con un aire que recuerda los clásicos de la productora Ealing. Ligera y llena de picaresca, Burke and Hare se inspira en los crímenes reales que cometieron William Burke y William Hare, dos ladrones de cadáveres que se hicieron populares en el primer tercio del siglo XIX.

Crítica de "Paul" (2011)



Amigos y colaboradores habituales, los actores británicos Simon Pegg y Nick Frost se han carcajeado en muchas ocasiones de las convenciones y clichés de los géneros. Tal fue el caso de dos de sus películas más famosas, dirigidas por su colega y compatriota Edgar Wright: Arma fatal (Hot Fuzz, 2007), parodia del cine de acción de "polis" duros, y Zombies Party (Shaun of the Dead, 2004), hilarante reinterpretación del género de terror en su variante zombi.

Premiere de "Misión imposible 4" en Madrid



Ayer, en el madrileño cine Callao, tuvo lugar la premiere de Mision Imposible - Protocolo Fantasma. El estreno contó con la presencia de los actores Tom Cruise, Paula Patton, Simon Pegg y el director Brad Bird.

"Paul" (Greg Mottola, 2011)



No, no todo en la comedia moderna es populismo, chiste fácil o papel de usar y tirar. Ser un humorista inteligente es algo que, a la larga, también rinde dividendos. Y si no, que se lo digan a Simon Pegg y Nick Frost, que vuelven a conquistarnos con una propuesta en la que le dan una vuelta de tuerca a los géneros más populares.