graciasportadadefesq

Esta es una de esas películas unánimes. Todos coinciden (coincidimos) en que es una obra maestra. Todos la recordamos con una sonrisa. Y, como ocurre con las buenas películas, cada uno de ella hace la lectura que mejor le cuadra.

Aunque no la impulsó a un éxito inmediato, «Pero... ¿quién mató a Harry?» señaló un promisorio debut para Shirley Mac– Laine cuando tenía veinte años. Como la ingeniosa viuda joven que se enamora de John Forsythe, la ex corista demostró una exhuberancia natural y unas dotes para la comedia que le ayudarían a convertirse en una estrella internacional.

Hay un problema con Harry, y es que está muerto. En un pequeño y pintoresco pueblo de Nueva Inglaterra se descubre el cadáver de un forastero: Lo peor de todo es que alguna gente en realidad le conocía... y se cree culpable de su muerte.



Los productores Douglas Wick y Lucy Fisher de Red Wagon Entertainment habían abrigado durante mucho tiempo la idea de convertir la serie de la querida comedia romántica “Embrujada” en una película.

"Se trataba –dice Paul Newman– de una película hecha sin fantasía alguna".