graciasportadadefesq

La nueva entrega de la exitosa saga de thrillers llega a España con el título de Saw VIII, aunque su título original es Jigsaw (Puzle), el apodo de John Kramer (Tobin Bell), cerebro criminal detrás de las retorcidas tramas de estas películas.

Crítica de "The Collector" (2009)

Con bastante tiempo de retraso –comprensible a tenor de su modesto taquillaje en Estados Unidos– llega a las pantallas españolas The Collector (2009), una tosca pieza a caballo entre el slasher y el torture porn que parece situarse tras la estela de la finiquitada saga de Saw. No en vano ha sido escrita al alimón por los guionistas habituales de la serie cinematográfica desde la cuarta entrega hasta la conclusión en 3D, Marcus Dunstan y Patrick Melton, el primero de los cuales ha decidido además ponerse al frente de la dirección.



Al frente de esta secuela los creadores de la película original, James Wong (Destino final, Expediente X) y Glen Morgan (Destino final, Willard). Y los productores son Craig Perry (Destino final, American Pie), Warren Zide (Destino final, American Pie) y los propios Glen Morgan y James Wong.

"Saw 3" (Darren Lynn Bousman, 2006)



Jigsaw se muere, pero se ha dejado el juego más aterrador para el final… Hace dos años, este cerebro sicótico aterró al público de todo el mundo en Saw, haciendo pasar a sus víctimas por espantosos e indescriptibles juegos.

"Saw 2" (Darren Lynn Bousman, 2005)



“Saw era una de esas películas que piden a gritos una segunda parte, porque se quedaron muchas preguntas sin resolver al final de la primera”, explica el productor Oren Koules. “Estábamos nadando entre dos aguas, no sabíamos si la queríamos hacer o no”, añade Mark Burg, el socio productor de Koules. “Pero recibimos tantos emails de gente que quería saber qué había pasado con Jigsaw que simplemente no tuvimos la opción de no hacerla”.

"Insidious" (James Wan, 2010)



Cuesta reducir el voltaje y la tensión del cine de los ochenta, una etapa que nunca dejaremos de reivindicar. Quizá por ello, la generación de cineastas que aprendió a amar el celuloide durante esa década –la de Los Goonies, E.T. y La jungla de cristal– recupera hoy las convenciones de aquellos años prodigiosos.

"Saw" (James Wan, 2004)



Desde el primer fotograma de Saw, el nuevo y terrorífico thriller de Lion’s Gate Films, el espectador se enfrenta a lo desconocido: dos hombres se despiertan encadenados a la pared de un lavabo subterráneo.

"Saw 7 3D" (Kevin Greutert, 2010)



Siguiendo la tradición de las series de terror de serie B, Saw estrena una película cada año, y ya van siete. También mandan las leyes no escritas del terror barato que toda serie ha de tener una entrega en 3D, algo todavía más inevitable en el nuevo renacimiento de esta moda, aunque sea sin gafas de colores.