graciasportadadefesq

Axel (Santiago Segura) tiene que reunir de nuevo a la banda. No está en una misión divina, y por fortuna para él, su banda tiene menos integrantes que la de los Blues Brothers, pero tampoco le resultará fácil: Axel tiene síndrome de Asperger, debe abandonar España para regresar a Argentina y convencer allí a los ex-integrantes del grupo, que fracasó antes de despegar, allá por 1992.



Adam Sandler interpreta los papeles principales de los gemelos Jack y Jill en esta comedia dirigida por Dennis Dugan. Protagonizada por Sandler, Katie Holmes y Al Pacino (con una aparición especial de Santiago Segura), el film parte de un guión de Steve Koren y Adam Sandler, a partir de una historia de Ben Zook.



El cine, para los directores veteranos, acaba siendo una expresión de la propia vida. De hecho, se producen extrañas sincronías. Convergencias entre lo que uno cuenta y lo que uno siente. De ahí que La chispa de la vida refleje tan acertadamente lo que pasa por la mente de Álex de la Iglesia después de su retirada de la dirección de la Academia de Cine, en medio de la polémica generada por la Ley Sinde.



En esta cuarta entrega de la épica saga torrentiana, encontramos a nuestro héroe en una situación delicada. Tras varios intentos de conseguir llevar una vida digna (como si eso fuese posible atrapado en su propia piel), Torrente decide aceptar el peligroso encargo que le ofrece un viejo conocido. Esto le llevará a enfrentarse con uno de los momentos mas críticos de su carrera.

"El gran Vázquez" (Óscar Aibar, 2010)



Óscar Aibar, director de Atolladero y Platillos Volantes, presenta esta inesperada e impecable película acerca de uno de los historietistas españoles más importantes. Además de la singular vida picaresca de Vázquez, el film muestra el día a día en la legendaria editorial Bruguera.

A Santiago Segura le debemos dos de las películas más taquilleras de la historia del cine español, Torrente, el brazo tonto de la ley (1999) y Torrente 2: Misión en Marbella (2001). El 27 de marzo de 2001, durante la presentación de esta última película, tuve ocasión de preguntarle algunos detalles sobre el rodaje. A continuación, reproduzco las declaraciones que Segura nos ofreció aquel día.

El personaje de José Luis Torrente, cuyos defectos se muestran en la pantalla como una alusión feliz, no es válido para las audiencias que propenden al saboreo lírico e intelectual.



Thomas Langmann y Frédéric Forestier, jóvenes directores de Astérix en los juegos olímpicos, recorren un pasillo del Hotel Palace. A su derecha, camina Santiago Segura, y un poco detrás, la bellísima modelo Vanessa Hessler. En otras circunstancias, cualquiera de ellos atraería la atención de los reporteros. Pero quien hoy concentra todas las miradas es un mito del cine internacional y uno de los intérpretes más atractivos de la Historia del Cine.