logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

James Bond

A mediados de los sesenta del siglo pasado, cuando también mediábamos la veintena, se nos apareció James Bond. Rompía algunas tradiciones detectivescas. No era un investigador medio sumergido en la mala vida, como los que pergeñó Dashiell Hammet, ni un razonador pasivo encerrado en un despacho por la gordura, como el Nero Wolfe de Rex Stout, o por la cocaína, como Sherlock Holmes.

El eterno retorno de James Bond

Lo más curioso en la historia de la mitomanía de Bond es la reacción que provoca entre sus admiradores más cultos. A los elogios sobre las novelas de Ian Fleming debidos a pesos pesados de la literatura −Graham Greene, T.S. Eliot, Kingsley Amis− hemos de sumar otros halagos de parecido prestigio, que también nos predisponen a favor del bondismo literario y cinematográfico.