No hay consenso acerca de la primera vez que apareció el concepto de viaje temporal en la literatura. ¿Fue el primer viajero Ebenezer Scrooge en Cuento de Navidad (1843), de Charles Dickens? ¿Quizá el compatriota que Mark Twain imaginó llegando a tiempos medievales en Un Yanqui en la Corte del Rey Arturo (1889)?

Basada en la novela La máquina del tiempo, de H.G. Wells, El tiempo en sus manos (The Time Machine, 1960) anticipa un inquietante futuro en el que nuestra desmoronada sociedad se divide en dos castas irreconciliables.