graciasportadadefesq

El último magnate es el canto del cisne de Francis Scott Fitzgerald. Comenzó a escribirlo en septiembre de 1939 y lo hizo como una manera de sentirse vivo después de una serie de desgracias familiares, personales y económicas que lo habían estado zarandeando durante los últimos tiempos. No hubo suerte, sin embargo.

Hojas caducas

El espacio dorado de la playa, el sol poniente, la sombrilla, la falda airosa, la blusa que se mueve con el viento. Los ojos llorosos que se llenan de un deseo insatisfecho. Un juego prohibido que termina mal. Unas manos que ansían la caricia que no es posible obtener sin perderlo todo. Una traición, quizá. Una búsqueda. Un sentimiento que no cabe en el corazón, que va más allá. El miedo, ese compañero molesto e invisible. El deber. La lucha. La conquista. Todo.

"Se trataba –dice Paul Newman– de una película hecha sin fantasía alguna".

En 1961, J. Lee Thompson creyó que, al estrenar con éxito El cabo del terror, sólo incrementaba con un nuevo título la inacabable lista de cintas de género negro que se rodaron por aquel entonces. Era algo más que eso.