Trestesauros500

Kull fue uno de los muchos hijos literarios del escritor Robert E. Howard, el autor que creó a Conan el Bárbaro en 1931. Aunque éste fue sin duda su personaje más popular y longevo, dos años antes, en 1929, había publicado la primera aventura de otro bárbaro convertido en rey llamado Kull: El reino de las sombras, que según muchos es el primer relato que verdaderamente puede ser encuadrado en el subgénero de Espada y Brujería. Los doce relatos que Howard escribió de este (aunque en vida sólo aparecieron publicadas tres) destilaban un tono místico y existencialista que contrastaba con el sucio realismo del mundo de Conan.

Entre los años 1970 y 1978, Marvel vivió un periodo de cambio y experimentación continuos. Nuevos conceptos, nuevos personajes y nuevas colecciones aparecían tan rápido como se esfumaban. Una nueva generación de talentos entró a trabajar en la editorial aportando un entusiasmo y efervescencia juveniles que se traducían en experimentos no pocas veces saldados en fracasos, pero que a veces terminaban en éxitos y que hoy son recordados como absolutos clásicos.

El arte fantástico de Frank Frazetta

El ilustrador Frank Frazetta falleció el 10 de mayo de 2010, a la edad de 82 años, en Fort Myers, Florida. Pocos artistas ha habido en la cultura popular tan convencidos de su envergadura. En este sentido, hablamos de un creador que, durante toda su vida, se burló de los lugares comunes de la crítica de arte.

"Releyendo estas narraciones muchos años después, descubro la razón por la que han estado conmigo durante tanto tiempo: poseen, ante todo, una convicción sensual. (...) Clark Ashton Smith raramente se ha desviado de esta primera ley de todo escritor. Cruce el umbral de sus historias, y se zambullirá en el color, el sonido, el sabor, el olor y la textura del lenguaje".

John Milius llevó a la pantalla en 1982 las andanzas del cimmerio Conan creadas por Robert E. Howard. El resultado: una de las películas más excitantes, salvajes y ambiguas de la historia del celuloide.

A comienzos de los ochenta, Conan Rey supuso una interesante novedad entre los cómics protagonizados por el cimmerio. La intriga palaciega y las responsabilidades familiares adquirían un mayor peso en los relatos del bárbaro, que no obstante, aún conservaban una rotunda dosis de épica y magia, fieles a la tradición iniciada por el padre de la criatura, Robert E. Howard.

Conan Rey. El Fénix en la Espada

Todo lo bueno que dijimos sobre Conan Rey: La Ciudadela Escarlata es aplicable a este nuevo cómic, de los mismos brillantes autores, y que adapta, en esta ocasión, la primera historia protagonizada por el célebre cimmerio.

Llega a las librerías la segunda entrega de la serie Conan Rey (The Chronicles of King Conan, 1981-1982), la recopilación en cuatro volúmenes de la saga que Roy Thomas y Doug Moench dedicaron a aquella etapa en la que nuestro entrañable cimmerio se ciñó la corona de Aquilonia.

Conan la Leyenda 12: El Trono de Aquilonia

Una imponente portada de Aleksi Briclot reclama la atención de los seguidores del cimmerio. El trono de Aquilonia, que así se llama el volumen, es la continuación del ciclo El Camino de los Reyes (Road of Kings #7-#12). ¿Su principal interés? Sin duda alguna, la presencia en el equipo del veterano guionista Roy Thomas.