Trestesauros500

Alguien podría pensar que esta historia ha quedado desfasada. Pero no. Aunque la estética de la película nos resulta ahora propia de los setenta, y aunque los actores aparecen tan jóvenes que apreciamos cuánto ha pasado el tiempo, ni el tema ni el fondo de la historia son cosa pasada. Al contrario. Siguen muy presentes en esta y en otras miles de formas.

En la carrera de Jeff Bridges a mediados de los ochenta, contrastan los méritos del thriller A la mañana siguiente, de Sidney Lumet, con las carencias de su siguiente comedia: Nadine, de Robert Benton.