Trestesauros500

El fabuloso mundo de Richard Matheson

Richard Matheson tiene dos fascinaciones: el miedo y los vaivenes de la psicología humana. Con una prosa elegante, digna de la mejor literatura popular, ha fascinado a los lectores a lo largo de medio siglo.

Imagina un futuro en el que el boxeo se ha convertido en un deporte de alta tecnología y los humanos han sido sustituidos por robots… Esa es la premisa de uno de los relatos más memorables de Richard Matheson: Acero puro (Steel, 1956).

Richard Matheson nació en New Jersey (Estados Unidos) en 1926 y estudió periodismo en la universidad de Missouri.

Richard Matheson irrumpió en el género fantástico en 1950 con un relato estremecedor e inolvidable: «Nacido de hombre y mujer», al que siguió una serie de cuentos que llegaron a convertirse en clásicos del género fantástico: historias directas, de ambientación precisa, que se contaminan con sensaciones de angustia e inseguridad, y en cuyos desenlaces convergen las pesadillas incubadas por nuestro tiempo.

"Soy leyenda", de Richard Matheson

Es raro hallar a un escritor tan consistente inventando fantasías ligadas al gusto popular. Si uno considera el nivel medio de la pulp fiction y de su herencia, Richard Matheson se sitúa en un plano muy superior, y así queda de manifiesto en su novela Soy leyenda.

Luces rojas (2012) es dualidad. Es certeza e incertidumbre. Es un enigma. Uno cree pisar tierra firme y el suelo se abre bajo sus pies. Luces rojas es un nudo gordiano; sus personajes, un laberinto: complejos y contradictorios, en busca de sí mismos, definidos por sus actos y omisiones, sus palabras y silencios.

Es raro hallar a un escritor tan consistente inventando fantasías ligadas al gusto popular. Si uno considera el nivel medio de la pulp fiction y de su herencia, Richard Matheson se sitúa en un plano muy superior, y así queda de manifiesto en su novela Soy leyenda.

La primera versión cinematográfica de la novela Soy leyenda, de Richard Matheson, tiene una historia bastante azarosa. En 1957, la productora británica Hammer adquirió los derechos de la novela, y contrató al propio autor para escribir el guión. Dicho proyecto llevaba el título de Night Creatures e iba a contar con Val Guest como director.

Una historia alucinante (The Night Stalker, 1972) y El estrangulador de la noche (The Night Strangler, 1973) son dos telefilms protagonizados por el periodista Carl Kolchak, un detective de lo oculto que luego inspiró una de las series de televisión con mayor éxito y calidad de la historia del medio: Expediente X. Ambos títulos se deben a la fantasía de un escritor excepcional, Richard Matheson.

El cine había tardado demasiado en responder al clima de inquietud social que se vivía en Estados Unidos desde la segunda mitad de los sesenta. Fue necesario el inesperado éxito de una película independiente como Easy Rider” (1969) para que los ejecutivos de los grandes estudios se dieran cuenta de que había un público ávido de ver reflejados en la pantalla sus temores y esperanzas.