Trestesauros500

Los espectadores que, desde la butaca, se sumerjan con Guillermo del Toro en La forma del agua, han de rescatar dos cualidades que hoy empiezan a perderse: el sentido de la maravilla ‒o si lo prefieren, cierta ingenuidad ante la magia y el romanticismo‒ y una cinefilia de la vieja escuela, es decir, vinculada al Hollywood dorado de los grandes estudios.

Los amantes de las buenas interpretaciones no pueden perderse una película sobre una familia en la que la madre está encarnada por Margo Martindale y el padre lleva el rostro de Richard Jenkins. Así de sencillo. De hecho, si en la cinta apareciesen estos dos intérpretes leyendo prospectos de jarabe para la tos durante hora y media, ya merecería la pena.

Que una película de serie B sobre cavernícolas antropófagos en el Oeste haya logrado tan buenas críticas es algo que, en otros tiempos, hubiera resultado difícil de creer. ¿Es Bone Tomahawk tan buena como dicen, o es que actualmente ya nos damos con un canto en los dientes si una cinta no es un total desastre?

Crítica de "Jack Reacher" (2012)

A no ser que uno deteste los thrillers de acción, está claro que Jack Reacher es una afortunada mezcla de los mejores tópicos del género, incluidos aquellos que pueden parecer más imprudentes en esta era de corrección política.



No comparto para nada el gusto por el cine de terror actual. Salvo excepciones, encuentro aburridísimo el recurso del found footage, no me asusto lo más mínimo con los falsos documentales de tema satánico, y detesto con toda mi alma el torture porn y la serie Z que se enorgullece de serlo y que nos vende escoria con nuestra aparente complicidad, insultando la memoria de los viejos maestros que hacían arte con cuatro dólares.

"Come, reza, ama" (Ryan Murphy, 2010)



Con un título similar al de una magnífica película de Ang Lee, este nuevo vehículo para la duradera estrella Julia Roberts relata la crisis existencial de Liz Gilbert, una acomodada escritora norteamericana que busca la paz interior visitando diferentes países y probando distintas filosofías vitales.

Cómo se hizo "Come, reza, ama"

Julia Roberts leyó las memorias de Elizabeth Gilbert, Come Reza Ama, cuando se publicaron en el año 2006. Le envió el libro a uno de sus mejores amigos, ambos lo leyeron al mismo tiempo y conectaron inmediatamente con la historia.