La belleza

Simonetta Vespucci (1454–1476) fue una de las mujeres más hermosas de su tiempo. Y de tiempos posteriores. Su belleza renacentista inunda los cuadros de Botticelli. La posteridad ha consagrado sus ojos de almendra, su pelo rubio y ensortijado, su boca perfecta, su mirada lánguida, sus gestos silenciosos...

Los mundos subterráneos

La gruta, lugar sagrado en la antigüedad clásica, considerado como morada de las divinidades subterráneas e infernales, así como lugar de nacimiento de algunos dioses, accede en la Edad Media al ámbito teatral y al de la jardinería, tan vinculados entre sí.

Fíjate en esto

Durante un tiempo, en mis alumnos prendió la afición de ir a la busca y captura de festaiuoli en la pintura. Un festaiuolo es una figura que, en el teatro renacentista, asume la función del coro: en lugar de abandonar el escenario al terminar su actuación, permanece en él y actúa como mediador entre el espectáculo y el público, reclamando su atención hacia las escenas más relevantes. Como indicó Michael Baxandall, esta figura, como tantos otros recursos teatrales, pasó de la escena a la pintura.

Laszlo Toth

Sin Piedad
1972, Ciudad del Vaticano, 21 de mayo, domingo de Pentecostés.

El Museo del Prado expone en la sala 57 A, hasta el 25 de mayo, La Virgen con el Niño y ángeles, una obra maestra del artista francés del primer Renacimiento, Jean Fouquet.

Las Furias. De Tiziano a Ribera - The Cult.es

Desde el 21 de enero hasta el 4 de mayo de 2014, el Museo del Prado presenta Las Furias. De Tiziano a Ribera, una muestra que ilustra el nacimiento, evolución y ocaso del tema de las Furias desde su irrupción en el arte europeo, a mediados del siglo XVI, hasta finales del siglo XVII.

Una investigación del profesor Luis Rodrigo Rodríguez Simón de la Universidad de Granada atribuye al famoso pintor renacientista Rafael Sanzio un cuadro perteneciente a un coleccionista privado de Córdoba. La obra, denominada La Madonna de Foligno pequeña, reproduce una escena idéntica a La Madonna de Foligno, obra de Rafael que se exhibe en la Pinacoteca Vaticana, para la que habría servido como prototipo.

La crítica artística, en cualquiera de sus manifestaciones, es tan antigua como el arte. Aparece más o menos oscura en la mente del contemplador, es una expansión del sentimiento estético que se interroga a sí mismo. Ya el antiquísimo pintor Apolodoro, de quien dice Plinio que abrió las puertas del arte, componía versos satíricos contra su émulo triunfante Zéuxis Heracleota. Las tradiciones algo pueriles que Plinio consigna sobre el certamen o competencia entre el mismo Zéuxis y Parrasio, arguyen un estado rudimentario de crítica, en que se concedía el principal valor a la fidelidad de la reproducción material.

Vida y obras de Enrique de Villena

La vida y escritos de D. Enrique de Villena (1384-1434) exigen un libro que no ha sido escrito aún. Todo interesa en su persona, y hay todavía muchos enigmas que resolver en su historia. Su propio carácter aparece envuelto en nieblas y contradicciones; su sabiduría, grande a los ojos de unos, resulta para otros misteriosa y problemática. La mayor parte de sus libros han perecido, sin duda, pero aun los que quedan distan mucho de haber sido estudiados íntegramente ni de haber entregado a la curiosidad del erudito todo lo que realmente contienen de útil para la biografía de su autor y para el conocimiento de las ideas de su tiempo. Personaje flotante entre la historia y la leyenda, lo fabuloso importa en él tanto o más que lo verdadero. Ha llegado a la categoría de símbolo: es popular de todas veras: en su leyenda había el germen de un Fausto español, a quien sólo ha faltado un Goethe que le desenvolviese. El siglo XV personificó en él la inquieta curiosidad científica que vuelve las espaldas a Dios y al mundo, y entrega su alma al diablo para adquirir la posesión de las artes mágicas y non cumplideras de leer.

Exposición de Rafael en el Prado



El Museo del Prado presenta El último Rafael, una de las exposiciones más importantes dedicadas al artista y su taller, y la primera centrada en sus años finales, etapa de su producción que le convirtió en el pintor más influyente del arte occidental. Coorganizada con el Musée du Louvre –que acogerá la exposición entre octubre y enero de 2013- y patrocinada por la Fundación AXA, la muestra exhibe setenta y cuatro obras en total, de las cuales la mayoría no se han expuesto nunca antes en España.