Trestesauros500

El Malabarista

Hace un año estaba terminando de escribir el penúltimo capítulo de mis Evas...

Cuando descubrí los cuadros de Remedios Varo mi primera pregunta fue ¿dónde adquirió todos sus conocimientos de magia? ¿Cómo sabía tanto de alquimia? Yo desconocía todo de su vida. Me iba enterando atropelladamente, según leía lo que me encontraba acá y allá.

La pintora gerundense Remedios Varo vivió un largo exilio en México. España recupera a una figura casi desconocida aquí, a menudo confundida con la poderosa corriente del surrealismo femenino mexicano de Frida Kahlo y Leonora Carrington.

25 de noviembre de 2014. La neoyorkina casa de subastas Sotheby's saca a la venta las obras maestras coleccionadas por Lorenzo Zambrano, destacado empresario mexicano, recientemente fallecido.

Felina Caprino Mandrágora

Remedios Varo no sólo es pintora. Su imaginación se desborda en sus cuadernos, manuscritos autógrafos llenos de anotaciones, con caligrafía legible y sin apenas enmiendas o tachaduras. Escritos de carácter privado, libres de ataduras, donde se manifiesta su libertad de creación.

Remedios, la desconocida

Entre las grandes ventas realizadas por la Galería Christie's neoyorkina, el pasado año de 2015, figura una estatuilla de la Edad de Bronce, un jarrón chino del siglo XVII, la Versión O de Les femmes d'Alger de Picasso y los Vampiros vegetarianos de Remedios Varo.

Zoé y Remedios

"En ocasiones voy por la calle, veo algo, y le pregunto mentalmente si a ella le gustaría tal o más cuál escena, si cree que sería un acto digno de ser contado o pintado. Y de buenas a primeras percibo una señal, como si me estuviese contestando a la pregunta. Sí, a eso muchos le llaman locura. Yo lo estoy."

Una mano de Tarot

Una mano de Tarot cambió mi vida hace muchos años. Y no por lo que dijeran los arcanos, que ni lo recuerdo. No. Todo cambió a raíz de la conversación posterior que tuve con aquella echadora de cartas. "No me estás creyendo, lo sé. Piensas que soy una iluminada, una simple vividora, que quiere sacarte el dinero. Pasarán muchos años antes de que me creas. Y, entonces, no podrás acudir a mí, tendrás que guiarte por tu instinto...".

Se referían a ellas como "las tres brujas". Tres europeas que Europa no quiso para sí. Tres mujeres que huyeron, sucesivamente, de la guerra civil española y del infierno nazi.

En 1956, una casi desconocida Remedios Varo inauguraba su primera exposición individual en Ciudad de México.