Trestesauros500

Supongo que nadie elige serlo. Para convertirse en una estrella de culto, la fama y el talento suelen traer aparejado un destino más o menos trágico. Son vidas en suspenso, que pagan ese precio para convertirse en mitos.



En el núcleo de Noche en el museo se encuentra un sueño de esos que halagan a la imaginación, y que cualquiera que alguna vez haya vagado por un museo con ojos como platos de admiración, ha albergado en secreto: la extravagante fantasía de que los animales disecados y las estatuas labradas de la antigüedad se desenfrenen repentinamente, salten de sus vitrinas para cobrar vida en ese momento y en ese lugar.