graciasportadadefesq

El director Paco Plaza debutó en el largometraje con la adaptación de la novela de Ramsey Campbell The Pact of the Fathers, titulada para la ocasión El segundo nombre (2002). Se trataba de un film correcto y efectivo, aunque algo serio y encorsetado. Poseía una frialdad cercana al cine del, por entonces, adorado Amenábar.

Las difíciles relaciones que, desde hace años, mantienen entre sí los cineastas dedicados al gran público y la crítica encuentran su más acabado paradigma en un género: el terror.



Tras haber visto [REC], la estupenda película de Jaume Balagueró y Paco Plaza, no voy a alabar lo que es evidente: su terrorífica recreación de un edificio poblado por fuerzas diabólicas.