Trestesauros500

La inserción social de las tecnologías de la comunicación ha venido acompañada de toda clase de expectativas, incluso de carácter fantástico o sobrenatural. En este trabajo se repasan dos de las fantasías que cuajaron con la llegada del telégrafo y de la radiofonía: la confianza en su poder para comunicarse con los muertos en una primera fase, y con seres extraterrestres posteriormente. Se pretende con ello contribuir a una historia de la comunicación atenta a los fenómenos creados en la interacción de los imaginarios culturales y la innovación técnica.

José Luis Casado, en M21 Radio, presenta Madrid con los cinco sentidos, con la sección de Daniel Tubau Una cita con las musas… Aquí puedes escuchar Una cita con las musas, en un programa en el que Alberto Cañas y Daniel Tubau hablan de la visión del novato.

Shakespeare, el vulgar

En la mejor defensa que probablemente se ha hecho de Shakespeare, Samuel Johnson enumera en su Prefacio a las obras del dramaturgo isabelino una lista casi interminable de sus defectos. Uno de esos defectos es su vulgaridad:

Will Eisner y Orson Welles

Hace unos días, en el viaje de regreso a Madrid con Dany Campos, Fiona y Joaquín tras una clase en la Asociación de Guionistas de Murcia, Joaquín me comentaba las semejanzas entre cine y cómic y se preguntaba si Orson Welles habría sido influido por las historietas.

Radio y Cine

El camino natural de entrada al mundo del cine durante décadas ha sido para los profesionales del Séptimo Arte el teatro, las artes escénicas, su aprendizaje y su teoría. Pero un buen puñado de cineastas, entendido el término como todos aquellos que han hecho o hacen cine y no necesariamente de forma exclusiva los directores, comenzaron o realizaron tareas durante alguna etapa de sus vidas en la Radio, el medio en el que la palabra y la música son los vehículos de expresión.

Ted Nelson y Xanadú

A finales del siglo 20 y principios del 21, se atribuía el hiperenlace a tres personas: Jorge Luis Borges, Vannevar Bush y Ted Nelson. Hoy estamos mejor informados, pero ello no nos ha hecho olvidar la gran aportacion de los tres.

En el soberbio documental Corazones en Tinieblas (1991), de Fax Bahr, George Hickenlooper y Eleanor Coppola, se nos mostraban los entresijos del pesadillesco rodaje de Apocalypse Now, considerado sin discusión como uno de los clásicos del cine bélico y una de las obras cumbre del cine de los 70.

"Sed de mal": una historia de traición

Orson Welles fue un artista total. Su carrera se desenvuelve con un brillo extraordinario en medios tan diversos como el cine, el teatro y la radio. No hay que olvidar que tuvo la genialidad de convertir La guerra los mundos, de H.G. Wells, en una distorsión de la realidad que hizo que todo un país entrase en estado de pánico.

Ciudadano Kane es una muestra de pasión por la prensa. A lo largo de sus 119 minutos, Orson Welles nos narra la forja de un periodista, Charles Foster Kane, que luego se va a convertir en un magnate, en un tycoon, pero que empieza renunciando a una gran fortuna: esa herencia que recibe de su madre (Agnes Moorehead), propietaria de una mina de oro.

Partiendo de un material tan vehemente como los escritos del espléndido William Faulkner, Irving Ravetch y Harriet Frank Jr. construyeron un guión solvente y apasionado.