graciasportadadefesq

Por su verismo y lo documentado de su guión, Black Hawk derribado tiene algo de docudrama. Pero por encima de todo, es una excelente producción bélica, de un ritmo abrumador y rebosante de adrenalina.



La pasión es el centro de todos los trascendentales hechos en torno a los que gira Troya, una crónica épica de los triunfos y la tragedia de la legendaria Guerra de Troya.



“Siempre había querido hacer una película sobre caballeros y la época medieval, sobre las Cruzadas en especial”, dice Scott. El motivo era natural, dado la clase de personajes que le interesan. El héroe arquetípico de Scott es el de un hombre (o una mujer) común y corriente, aunque dotado de un talento natural, que se ve inmerso en grandes acontecimientos.



Con una caracterización increíble y una actuación llena de fuerza, el actor Viggo Mortensen interpreta a Aragorn en El Señor de los Anillos. Mortensen aúna tanto la visión del personaje literario que tenía J.R.R. Tolkien con la visión cinematográfica que Peter Jackson buscaba.



Ocho años después de que Peter Jackson decidiese llevar El Señor de los Anillos a la gran pantalla, su ambicioso sueño se ha visto realizado.



Desde la publicación del primer volumen en 1954, la trilogía de El Señor de los Anillos ha influido profundamente en varias generaciones de lectores que han visto en ella el máximo exponente de las fábulas que reflejan las confrontaciones entre el bien y el mal.



El director Peter Jackson y su equipo no sólo han conseguido recrear la Tierra Media físicamente hablando, sino que también han diseñado todo un universo digital para llevar a cabo la Trilogía de El Señor de los Anillos.



En nuestro mundo, cada cultura se diferencia por su vestuario y su apariencia física. En la Tierra Media no es diferente. Al tener que vestir a un mundo entero, la diseñadora de vestuario Ngila Dickson se enfrentó a uno de los mayores retos de su vida.



A decir verdad, hasta ahora la Tierra Media de Tolkien sólo había existido en la imaginación de los lectores y en las detalladas ilustraciones de las novelas.



Peter Jackson llevaba tiempo pensando que El Señor de los Anillos estaba preparado para ser adaptado cinematográficamente, pero que hacerlo con justicia supondría la producción más ambiciosa de la historia del cine.